facebook_image
Cáncer de pulmónCánceres

Supervivencia en el cáncer de pulmón microcítico: nuevos fármacos y mejores resultados

Un avance significativo en la lucha contra el cáncer de pulmón microcítico ha comenzado a arrojar luz sobre un campo que durante décadas había sido sombrío y desalentador. Este tipo de cáncer, conocido por su rápido crecimiento y alta agresividad, presentaba un desafío formidable para la ciencia médica. Sin embargo, la introducción de nuevos fármacos, especialmente aquellos que potencian la inmunoterapia, está cambiando el panorama.

El cáncer de pulmón de células pequeñas (microcítico) es especialmente agresivo, con una capacidad de proliferación vertiginosa y una tendencia a presentarse en fases muy avanzadas, cuando ya ha hecho metástasis en otros órganos.

Este comportamiento violento lo hace particularmente difícil de tratar, y durante muchos años, la quimioterapia fue prácticamente la única opción disponible. A pesar de ser sensible a este tratamiento inicial, el tumor rápidamente se vuelve resistente, dejando pocas opciones efectivas para los pacientes.

Hace unos cinco años, la primera inmunoterapia en combinación con quimioterapia trajo una «pequeña mejoría», ofreciendo un modesto pero crucial avance en la lucha contra este tipo de cáncer. La supervivencia a tres o cinco años pasó de un mísero 2%-5% a un todavía bajo, pero mejorado, 12%-15%. Aunque estos números no son impresionantes, representan un cambio positivo en la dinámica de décadas anteriores donde se intentaron múltiples enfoques sin éxito.

Te puede interesar: 12 preguntas y respuestas sobre el cáncer de pulmón para comprender la condición

Nuevos fármacos y abordajes terapéuticos

El tarlatamab, un anticuerpo biespecífico que actúa como intermediario entre los linfocitos y las células tumorales, ha mostrado resultados prometedores. Este fármaco une a los linfocitos con las células cancerosas, facilitando su reconocimiento y destrucción por el sistema inmunológico. En estudios recientes, aproximadamente el 40% de los pacientes respondieron positivamente, y la mediana de supervivencia alcanzó los 14 meses, con expectativas de mejorar aún más a medida que avance el seguimiento.

A pesar de los avances, los nuevos tratamientos no están exentos de riesgos. La neurotoxicidad y el síndrome de liberación de citoquinas son efectos secundarios significativos que requieren manejo cuidadoso. Sin embargo, los expertos aseguran que estos riesgos son manejables y las respuestas duraderas observadas en los pacientes son alentadoras.

Otros estudios están explorando nuevas combinaciones de quimioterapias y la incorporación de inmunoterapia como tratamiento de consolidación. El estudio Adriatic, por ejemplo, está investigando el uso de durvalumab después de la quimioterapia y la radioterapia, con resultados preliminares que muestran una mediana de supervivencia significativamente mejorada.

Aunque la cura para el cáncer de pulmón microcítico aún está lejos, los avances recientes en inmunoterapia y nuevas combinaciones de fármacos están proporcionando esperanzas renovadas. Estos pasos adelante, aunque modestos, representan un cambio significativo en las expectativas y opciones de tratamiento para esta enfermedad devastadora. Los oncólogos, aunque cautelosos, ven estos desarrollos como una señal de que finalmente se está avanzando en una lucha que ha sido históricamente desesperada.

La investigación y el desarrollo continúan, con la comunidad médica comprometida a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes afectados por este agresivo cáncer. 

Lee más: Estas son las nuevas guías para el manejo del cáncer de pulmón
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba