Cáncer

Metástasis: las preguntas más frecuentes

La metástasis es el fenómeno por el cual las células tumorales se mueven desde la zona en la que se forman en otra parte del cuerpo. Las células metastásicas se desprenden de un tumor primario, viajan hacia la sangre o los vasos linfáticos y forman un nuevo tumor secundario en otros órganos o tejidos. 

Las células cancerosas que dan lugar a metástasis suelen tener vínculos menos estrechos entre sí y propiedades que las hacen más adecuadas para el movimiento. Los tumores metastásicos suelen conservar algunas características del tumor primario. Por ejemplo, una metástasis de cáncer de mama localizada en el pulmón consta de células cancerosas de mama y no pulmonares. Las metástasis, en la mayoría de los casos, son típicas de las etapas más avanzadas de la progresión del tumor que se localiza inicialmente, que se limita al órgano donde se formó, y sólo más tarde crece y coloniza otras partes del organismo. El 90 por ciento de las muertes por cáncer se deben a metástasis.


¿Todos los tumores pueden hacer metástasis?

La capacidad de hacer metástasis es la característica que distingue a un tumor maligno de uno benigno. El desarrollo de metástasis, sin embargo, depende de muchas variables que van desde las características genéticas de la enfermedad, al tipo de órgano afectado, hasta la disponibilidad o proximidad de vías de diseminación. En consecuencia, la capacidad de colonizar otros órganos varía mucho de un tumor a otro.

¿Cómo llegan las células cancerosas a órganos distantes?

Las células con capacidad metastásica que se multiplican en el órgano de origen son capaces, con el tiempo, de romper las barreras tisulares, hasta llegar a los ganglios linfáticos más cercanos, verdaderas «estaciones de control» con la tarea de bloquear el paso de moléculas extrañas o peligrosas. Si logran pasar el filtro de los ganglios linfáticos, las células metastásicas entran en la circulación linfática y también pueden llegar a zonas muy alejadas de su tumor de origen.

Desde la circulación linfática estas células también pueden pasar al torrente sanguíneo, gracias a las numerosas vías de comunicación entre los dos sistemas.

¿Es posible prevenir las metástasis?

Desafortunadamente, no existen sistemas de prevención activa o conductas particulares que el paciente con cáncer pueda implementar para prevenir la formación de metástasis, además de la sugerencia de seguir los mismos estilos de vida recomendados para la prevención del cáncer.

Es importante someterse a controles periódicos programados por los médicos para detectar signos de una posible recuperación de la enfermedad lo antes posible.

La colonización de otros órganos por células enfermas depende de factores genéticos y moleculares. Muchos investigadores están tratando de identificar las moléculas responsables de la metástasis: bloqueándolas se espera que algún día podamos bloquear el proceso de propagación de la enfermedad de la que dependen la mayoría de las muertes por cáncer.

¿Cuáles son los tratamientos contra las metástasis?

Las terapias para tratar un tumor metastásico dependen del tipo de tumor de origen, pero también de la ubicación y tipo de metástasis, así como del estado general del paciente. El tratamiento del cáncer metastásico generalmente tiene como objetivo mantener la enfermedad bajo control y reducir sus síntomas. Dependiendo del caso, es posible recurrir a terapias sistémicas como la quimioterapia clásica, la hormonoterapialas terapias moleculares dirigidas o la inmunoterapia .

Incluso la radioterapia y la cirugía se pueden utilizar en el tratamiento de metástasis. En particular, la radioterapia es útil para bloquear la enfermedad que se propaga a sitios críticos como el cerebro, pulmón o huesos, o para controlar síntomas que afectan la calidad de vida del paciente, como por ejemplo el dolor derivado de metástasis óseas.
La cirugía solo se puede realizar en casos de metástasis localizadas y circunscritas, incluso con fines paliativos en el caso de que generen dolor u otros trastornos por compresión de determinados órganos.

En algunos casos, como cuando las metástasis se localizan en el hígado, es posible recurrir a tratamientos localizados, ablaciones con láser, microondas o radiofrecuencia, radioembolizaciones, etc.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba