behealthoncologia
*Apoyado por Cáncer de PulmónCáncerCáncer de pulmón

Estas son las nuevas guías para el manejo del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es un cáncer que se forma en los tejidos del pulmón, generalmente en las células que recubren los conductos de aire. Además, es el tercero o cuarto más común en Puerto Rico, compitiendo con cánceres como el de seno y colon, así como el de próstata.

Abordamos más sobre este tema en una entrevista exclusiva con el Dr. Pedro Solivan, Hematólogo-Oncólogo, quien precisó que, aunque esta enfermedad oncológica no alcanza niveles alarmantes, es esencial destacar que “su prevalencia se mantiene constante”, lo que subraya la necesidad de que las personas se acerquen a sus médicos y especialistas a tiempo para obtener un diagnóstico temprano.

De acuerdo con el especialista, este tipo de cáncer afecta a ambos sexos, con una prevalencia ligeramente mayor en hombres, ocupando el tercer lugar en ellos y el cuarto en mujeres. A pesar de estas estadísticas, es crucial comprender que cualquier diagnóstico, independientemente de la cantidad total, conlleva una significativa amenaza. 

“Aunque la cifra pueda parecer reducida frente a la población mundial, 100,000 personas enfrentando esta enfermedad sigue siendo una cifra considerable, con una alta probabilidad de resultados fatales”, dijo.

En este sentido, la prevención y detección temprana son fundamentales en la lucha contra este cáncer. Aunque podría pensarse que la disminución del tabaquismo podría haber impactado positivamente en estas cifras, es importante señalar que la problemática persiste. 

El doctor señaló además los avances en términos de educación y prevención, donde otros países, como Uruguay, han implementado leyes rigurosas contra el tabaquismo, aumentando los precios para desincentivar el acceso. Medidas que han demostrado efectividad en la reducción de casos de cáncer de pulmón.

El cigarrillo, principal factor de riesgo

“El 85% de los casos están vinculados al consumo de cigarrillos, mientras que el restante 15% está relacionado con otros factores”.

“Es importante tener en cuenta que, a pesar de que en comparación con otros lugares como España, en Puerto Rico se fuma menos, la incidencia del tabaquismo aún persiste. La conciencia sobre los riesgos asociados con el tabaco es crucial, especialmente considerando que la edad es un factor clave en la evaluación del riesgo de cáncer de pulmón”, resaltó el doctor.

La remodelación pulmonar después de dejar de fumar es un proceso gradual, y es cierto que, después de 15 años sin fumar, es probable que se hayan producido cambios positivos en el pulmón. Sin embargo, si alguien fumó durante 15 años o más, incluso si ha dejado de fumar durante 30 años, “aún podría estar en un bracket de riesgo”.

Te puede interesar: Presentan nuevas opciones de tratamiento para pacientes de cáncer de pulmón

Nuevas guías para la detección

Sin embargo, es alentador saber que existen nuevas pautas para la detección de este tipo de cáncer, establecidas por la Asociación de Sociedad Médica del Cáncer, la Asociación Torácica de Cirujanos y la International Association of Long Counter Story del pulmón a nivel mundial.

“A diferencia de años anteriores, donde las placas de pecho eran la principal herramienta de evaluación, ahora se destaca la eficacia del CT scan de baja dosis. Esta técnica se posiciona como la mejor herramienta disponible, brindando datos más precisos y valiosos en la detección temprana de la enfermedad”.

Estas guías de detección siguen la misma lógica de otras pruebas, como las mamografías para el cáncer de seno, el Papanicolao para el cáncer de cérvix y útero, así como la colonoscopía para el cáncer de colon. La adopción de estas nuevas directrices representa un avance significativo en la mejora de las prácticas de detección y, por ende, en la capacidad de reducir la mortalidad asociada con el cáncer de pulmón.

Este cambio en las guías de detección del cáncer de pulmón se fundamenta en evidencia científica que respalda la eficacia de la tomografía computarizada de dosis bajas. La clave radica en que este enfoque específico tiene el potencial de reducir la mortalidad asociada con el cáncer de pulmón. Ahora bien, ¿en qué se diferencia la CT scan de la tomografía computarizada convencional que conocemos?

El doctor explicó que el CT scan es similar a cualquier otro tipo de tomografía, realiza cortes secuenciales de imágenes en milímetros específicos. Sin embargo, la distinción crucial es la dosis de radiación que el paciente recibe. Se caracteriza por su capacidad para disminuir significativamente esta dosis de radiación, haciendo que el efecto radioactivo sea menos perjudicial. “Este ajuste en la dosis es esencial, especialmente cuando se realizan estudios de manera secuencial, es decir, de forma periódica a lo largo del tiempo”.

La idea detrás de reducir la dosis es evitar la acumulación excesiva de radiación a lo largo de los años, ya que, en el caso de estudios secuenciales, el paciente estaría expuesto a dosis de radiación en cada sesión. Este avance permite que estos estudios se realicen a intervalos regulares sin alcanzar una dosis total perjudicial. Esto se traduce en una herramienta más segura y efectiva para la detección temprana del cáncer de pulmón, contribuyendo así a la disminución de la mortalidad asociada con esta enfermedad.

“No hay razón para temer al someterse a la prueba de tomografía computarizada de dosis bajas. La acumulación de radiación no debería ser motivo de preocupación excesiva, ya que estas máquinas están diseñadas con medidas de seguridad para minimizar cualquier riesgo”, dijo a BeHealth el especialista.

Anteriormente, las edades recomendadas para las pruebas de detección podrían haber sido más altas, pero ahora se ha ajustado este criterio. “Este cambio se basa en estudios retrospectivos que analizan las prevalencias de edad de los tumores en todo el mundo, tanto en poblaciones occidentales como orientales”. Estos estudios abarcan a diversos grupos étnicos y culturales, ya que las tasas de tabaquismo y otros factores de riesgo varían significativamente entre diferentes regiones.

Por ende, la recomendación de realizar una tomografía computarizada alrededor de los 50 años es una medida preventiva sabia. “Aunque se haya dejado de fumar y se hayan pasado varios años, la detección temprana sigue siendo crucial, ya que el cáncer de pulmón puede manifestarse a una edad relativamente temprana”.

La detección temprana del cáncer de pulmón es crucial, “especialmente porque su pronóstico puede ser fatal cuando se diagnostica en etapas avanzadas”. 

Importancia de estar alerta a los síntomas

Por otro lado, el doctor mencionó los síntomas del cáncer de pulmón, especialmente teniendo en cuenta que los tumores iniciales, que tienen un tamaño de un centímetro o menos, pueden no generar síntomas perceptibles. “El espacio necesario para que el bronquio se tuerza, generalmente entre un centímetro y medio a dos, significa que los tumores más pequeños podrían no provocar tos u otros signos notorios”.

“Es esencial estar alerta a síntomas que podrían indicar la presencia de cáncer de pulmón, como tos persistente, fatiga constante, pérdida de peso no explicada y caquexia (deterioro del estado nutricional y físico). Además, la ubicación cercana de un nódulo a los vasos sanguíneos podría aumentar el riesgo de metástasis, incluso si el tumor no es grande», enfatizó.

“Dejar de fumar es un paso crucial para reducir el riesgo de cáncer de pulmón, y es positivo que se promueva esta información mediante comerciales y anuncios, especialmente enfocándose en la prevención y la mejora de la salud”.

Factores de riesgo de la actualidad

De acuerdo con el especialista, el humo del cigarrillo, ya sea de cigarros o cigarros electrónicos, conocidos como vapers, contienen sustancias tóxicas que pueden dañar los pulmones y aumentar el riesgo de enfermedades respiratorias y cáncer de pulmón.

En cuanto a la dieta y otros factores de estilo de vida, es cierto que la prevención del cáncer no se limita a un solo aspecto, como el azúcar o la carne. La dieta y el estilo de vida saludables son componentes importantes en la prevención de enfermedades, incluido el cáncer, pero no son la única consideración. La genética, la exposición a carcinógenos, la actividad física y otros factores también desempeñan un papel en la salud y el riesgo de enfermedades.

Lee más: Mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba