behealthoncologia
Cáncer de pulmón

Mitos y realidades sobre el cáncer de pulmón

Aunque el cáncer de pulmón es el segundo cáncer más frecuente y la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo, todavía existen muchos mitos sobre esta enfermedad.

El cáncer de pulmón se forma en los tejidos pulmonares, sobre todo en las células que recubren las vías respiratorias. Se desarrolla cuando estas células empiezan a crecer y multiplicarse sin control. Este crecimiento descontrolado daña el tejido pulmonar y puede impedir que los pulmones funcionen correctamente. 

Por desgracia, los síntomas del cáncer de pulmón aparecen en fases avanzadas, y solo el 15% de los casos se diagnostican en fases tempranas. Por eso es importante conocer la realidad del cáncer de pulmón.

Veamos diez mitos comunes sobre el cáncer de pulmón y los hechos que los sustentan.

Mito: es demasiado tarde si has fumado durante años

Realidad: Dejar de fumar tiene beneficios casi inmediatos. Tu circulación mejorará y Tus pulmones funcionarán mejor. El riesgo de cáncer de pulmón empezará a disminuir con el tiempo. Diez años después de dejar el hábito, el riesgo de morir por esta enfermedad disminuye en un 50% en comparación con las personas que siguen fumando.

Mito: Los cigarrillos con bajo contenido en alquitrán o «light» son más seguros que los normales

Realidad: Son igual de peligrosos. Y cuidado con el mentol: algunas investigaciones sugieren que los cigarrillos mentolados pueden ser más peligrosos y difíciles de dejar. Su sensación de frescor induce a algunas personas a inhalar más profundamente.

Mito: Está bien fumar marihuana

Realidad: Fumar marihuana puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Muchas personas que fuman marihuana también fuman cigarrillos. Algunas investigaciones muestran que las personas que hacen ambas cosas podrían tener incluso más probabilidades de padecer cáncer de pulmón.

Mito: Los suplementos antioxidantes te protegen

Realidad: Cuando los investigadores probaron estos productos, encontraron inesperadamente un mayor riesgo de cáncer de pulmón entre los fumadores que tomaban betacaroteno. Habla primero con tu médico. Está bien tomar antioxidantes de frutas y verduras.

Mito: Las pipas y los puros no son un problema

Realidad: Al igual que los cigarrillos, corres el riesgo de padecer cáncer de boca, garganta, esófago y pulmón. Fumar puros, en particular, te hace mucho más propenso a padecer enfermedades cardíacas y pulmonares.

Mito: fumar es el único riesgo

Realidad: Es el mayor, pero hay otros. La segunda causa de cáncer de pulmón es un gas radiactivo inodoro llamado radón. Emitido por las rocas y el suelo, puede filtrarse a las casas y otros edificios. Puedes hacer una prueba de radón en tu casa u oficina.

Mito: el polvo de talco es una causa

7Realidad: Las investigaciones no muestran una relación clara entre el cáncer de pulmón y la inhalación accidental de polvos de talco. Las personas que trabajan con otras sustancias químicas, como el amianto y el cloruro de vinilo, tienen más probabilidades de contraer la enfermedad.

Mito: Si ya tienes cáncer de pulmón, dejar de fumar no tiene sentido

Realidad: Si lo dejas, tu tratamiento puede funcionar mejor y sus efectos secundarios podrían ser más leves. Y si necesitas cirugía, los exfumadores tienden a curarse mejor que los fumadores. Si necesitas radioterapia para el cáncer de laringe, es menos probable que se quedes ronco si no fumas. Y en algunos casos, dejar de fumar reduce la probabilidad de que aparezca un segundo cáncer.

Mito: El ejercicio no afecta a su riesgo

Realidad: Los estudios demuestran que las personas que realizan actividad física con regularidad tienen menos probabilidades de padecer cáncer de pulmón. Hacer ejercicio también ayuda a que los pulmones funcionen mejor y a prevenir enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y muchas otras afecciones graves.

Mito: La contaminación atmosférica no es una causa

Realidad: El tabaco es, con diferencia, la mayor amenaza, pero la contaminación atmosférica también es un factor de riesgo. Las personas que viven en zonas con mucha contaminación tienen más probabilidades de padecer cáncer de pulmón que las que viven en zonas con aire más limpio. Muchas ciudades estadounidenses han reducido la contaminación atmosférica en los últimos años, pero en otras partes del mundo sigue habiendo niveles peligrosos.

Fuentes: WebMD y Banner Health

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba