*Apoyado por Mieloma Múltiple

¿Cómo se detecta el mieloma múltiple?

Por Angélica Claudio Merced

Las pruebas médicas cumplen un rol importante porque ayudan a un diagnóstico certero de las enfermedades. En el caso del mieloma múltiple, la variación de los síntomas y una combinación de estudios son esenciales para detectar la presencia de la enfermedad y el estado en que se encuentra.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, el mieloma múltiple ocurre cuando las células plasmáticas, un elemento importante del sistema inmunitario que se encuentra en la médula ósea, “se vuelven cancerosas y crecen fuera de control”. “Es un tipo de cáncer en el que las células que están dentro de la médula ósea y que eventualmente van a producir los anticuerpos, se dividen de forma anormal y comienzan a producir ciertas proteínas parecidas a los anticuerpos que empiezan a infiltrarse en distintos tejidos llegando a dañarlos”, explicó el hematólogo-oncólogo Joel López.

Los pacientes pueden presentar el mieloma de manera asintomática o indolente, lo que significa que no sentirán ningún síntoma. O bien, pueden presentar diversidad de manifestaciones debido a la infiltración de esas malas proteínas en los tejidos. Síntomas que van desde una anemia o hemoglobina baja sin explicación, un nivel de calcio elevado, dolor en los huesos, infecciones o fallo renal.

Pruebas diagnósticas en etapas tempranas

Las pruebas de detección cobran relevancia en la actualidad porque muchos casos de mieloma múltiple se han descubierto en etapas tempranas de la enfermedad y en pacientes que aún no presentan síntomas. “Hoy en día debido al tipo de pruebas de detección y a que nos hemos hecho más conscientes de este tipo de enfermedad, la mayoría de los casos se están viendo en etapas tempranas sin mucho daño a tejido, a pesar de que aún vemos pacientes que llegan ya con bastante daño en el tejido y bastantes consecuencias de la enfermedad. Pero con los avances que tenemos hemos podido identificar pacientes que están en etapas todavía asintomáticas o en una etapa previa llamada Gammapatía monoclonal”, dijo el doctor López, quien dirige el programa de mieloma múltiple del hospital Auxilio Mutuo.

Entre las pruebas diagnósticas del mieloma múltiple se encuentran:

  • Pruebas de laboratorio de sangre – Mide el recuento bajo de glóbulos rojos (anemia).
  • Pruebas de laboratorio de orina – Busca identificar la proteína del mieloma que pudo haberse filtrado a través del riñón.
  • Electroforesis – Mide la cantidad de anticuerpos en la sangre y puede detectar un anticuerpo monoclonal.
  • Cadenas ligeras libres en suero – Mide los niveles de cadenas ligeras en la sangre para detectar el mieloma.
  • Biopsia de médula ósea – Se examina el tejido de la médula ósea para ver la apariencia, tamaño y forma de las células y si hay presencia de las células del mieloma.
  • Estudios por imágenes – Se utilizan para ver áreas de sospecha a cáncer, examinar cuánto se ha propagado y ayudar a determinar si el tratamiento es eficaz.

(Fuente: Sociedad Americana contra el Cáncer).

El propósito de los estudios en el mieloma múltiple

De acuerdo al doctor López, la mayoría de los laboratorios o pruebas iniciales que se le realizan a los pacientes de mieloma múltiple van dirigidas a detectar esas proteínas que pudiesen estar de forma anormal, ya sea en la sangre o en la orina. Pero otros estudios como la biopsia son necesarios para el diagnóstico de la enfermedad. “Esa biopsia de médula ósea finalmente es la que nos va a decir el número o el porciento de células plasmáticas anormales que hay en la médula. Así que  eso es parte esencial del diagnóstico. Luego de ahí vamos a decidir qué tipo de terapia le vamos a dar a este paciente”, precisó.

El tratamiento dependerá de varios factores, principalmente si el paciente presenta síntomas. Luego se determina si es candidato a un trasplante de médula ósea y el tipo de tratamiento que requiere, que regularmente consta de una combinación de terapias cada una con un mecanismo de acción diferente.

Finalmente, el doctor López recomendó a los pacientes de mieloma múltiple a que estén en constante comunicación y seguimiento con su hematólogo-oncólogo porque estos “pueden tener un control de la enfermedad por largo tiempo. Tenemos muchas alternativas de tratamiento y muchas líneas de terapia que podemos utilizar”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba