behealthoncologia
*Apoyado por Cáncer de PulmónCáncer de pulmónRepública Dominicana

12 preguntas y respuestas sobre el cáncer de pulmón para comprender la condición

La Dra. Diana Ronderos Botero del Departamento de Medicina de Cuidados Intensivos Pulmonares de Cleveland Clinic, nos comparte 12 preguntas y respuestas claves sobre el cáncer de pulmón que son esenciales para comprender mejor esta condición:

1. ¿Qué tipos de pruebas de detección existen actualmente?

Existen varias pruebas de detección para el cáncer de pulmón, pero la más importante y sensible en la actualidad, además de ser la más común, es la tomografía computarizada de baja dosis (también llamada TC de baja dosis o LDCT, por sus siglas en inglés). Las exploraciones por LDCT utilizan rayos X para crear imágenes detalladas de los pulmones, lo que ayuda a detectar el cáncer de pulmón en una etapa temprana. Por lo general, se recomienda para personas de alto riesgo, como los fumadores empedernidos actuales o exfumadores que han dejado de fumar en el transcurso de 15 años. Otros métodos, como las radiografías de tórax y la citología de esputo son menos eficaces para detectar el cáncer de pulmón en una etapa temprana y se utilizan con menos frecuencia para fines de detección.

2. ¿Cuáles son los síntomas iniciales que podrían alertar sobre la presencia de cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón en ocasiones puede ser asintomático en sus primeras etapas, pero hay varios síntomas que podrían indicar su presencia, incluidos:

  • La tos persistente: una tos nueva o modificada que continúa durante varias semanas.
  • El dolor en el pecho: malestar o dolor en el pecho que puede empeorar al inhaler profundamente, toser o reír.
  • La dificultad para respirar: falta de aire sin causa obvia.
  •  Tos con sangre: hemoptisis o tos con sangre o moco con sangre.
  • La pérdida de peso inexplicable: una pérdida de peso significativa y no deseada.
  • La fatiga: el cansancio y la debilidad persistentes.
  • Infecciones respiratorias recurrentes: infecciones frecuentes como la bronquitis o la neumonía.
  • Ronquera: un cambio persistente en la voz.

Es esencial recordar que estos síntomas pueden ser causados por diversas afecciones y que su manifestación no necesariamente significa la existenciade de cáncer de pulmón. Si experimenta alguno de estos síntomas, especialmente si tiene un riesgo mayor de cáncer de pulmón, es crucial consultar a un profesional de la salud para recibir una evaluación exhaustiva y las pruebas apropiadas. La detección temprana puede mejorar las posibilidades de éxito del tratamiento.

 3. ¿Cuáles son los principales factores de riesgos y causas de su aparición?

El desarrollo de cáncer de pulmón suele estar relacionado con una combinación de factores genéticos, ambientales y de estilo de vida. Los principales factores de riesgo y causas de cáncer de pulmón incluyen:

  • Fumar: fumar tabaco, incluyendo los cigarrillos, los puros y las pipas, es la principal causa de cáncer de pulmón. Es el factor responsable de la mayoría de los casos de cáncer de pulmón.
  • Humo de segunda mano: la exposición al humo de tabaco de otras personas también puede aumentar el riesgo de desarrollar el cáncer de pulmón.
  • Gas radón: el radón es un gas radiactivo natural que puede filtrarse en los hogares y edificios. La exposición prolongada a altos niveles de radón es un factor de riesgo significativo.
  • Exposición ocupacional: algunos ambientes de trabajo, como los que involucran el asbesto, el arsénico, el uranio y ciertas sustancias químicas, pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.
  • Contaminación atmosférica: la exposición prolongada a altos niveles de contaminantes atmosféricos, especialmente en las zonas urbanas, puede contribuir al riesgo de cáncer de pulmón.
  • Antecedentes familiares: casos de cáncer de pulmón en la historia médica familiar pueden indicar una predisposición genética que podría aumentar el riesgo de tenerlo.
  • Antecedentes personales: si ha tenido cáncer de pulmón en el pasado, tiene una mayor probabilidad de volver a desarrollarlo.
  • Enfermedades pulmonares en su historial médico: ciertas afecciones pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD, por sus siglas en inglés) y el enfisema o la fibrosis pulmonar, pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.
  • Edad: el riesgo de cáncer de pulmón aumenta con la edad, es más común en los adultos mayores.
  • Género: el cáncer de pulmón ha sido históricamente más común entre los hombres, pero la brecha se ha ido reduciendo debido a los cambios en los patrones de tabaquismo.

Es importante tener en cuenta que, si bien estos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, no todas las personas expuestas a ellos desarrollarán la enfermedad. Dejar de fumar y la detección temprana mediante pruebas de detección, son pasos esenciales para reducir el riesgo de cáncer de pulmón y mejorar los resultados.

4. ¿Cómo se diagnostica el cáncer de pulmón en etapas tempranas?

El cáncer de pulmón se puede diagnosticar en sus etapas tempranas a través de varios métodos, entre ellos están:

  • La tomografía computarizada de baja dosis (LDCT): este es un método altamente eficaz para detectar el cáncer de pulmón en un estadio temprano, especialmente entre individuos con alto riesgo, como los fumadores empedernidos actuales o exfumadores.
  • Biopsia: una biopsia consiste en extraer una pequeña muestra de tejido pulmonar para examinarla. Esto se puede hacer a través de varios métodos, incluyendo la broncoscopia, la biopsia con aguja o la biopsia quirúrgica.
  • Pruebas moleculares: si se sospecha o confirma la presencia de cáncer de pulmón, las pruebas moleculares del tejido tumoral pueden ayudar a determinar el tipo específico de cáncer de pulmón y sus características genéticas. Esta información puede guiar las decisiones del tratamiento. La detección temprana es crucial para mejorar el pronóstico del cáncer de pulmón, ya que permite opciones de tratamiento más eficaces.

 5. ¿Qué tanto impacta el diagnóstico temprano para lograr un tratamiento exitoso?

El diagnóstico temprano del cáncer de pulmón puede tener un impacto significativo en el éxito del tratamiento y el pronóstico del paciente. Las que siguen son algunas formas en las que el diagnóstico temprano hace una diferencia definitoria:

  • Aumento de las opciones de tratamiento: en las primeras etapas del cáncer de pulmón, el tumor es típicamente más pequeño y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos u órganos distantes. Esto permite una gama más amplia de opciones de tratamientos, incluyendo la resección quirúrgica ofrezcan el potencial de cura.
  • Tasas de supervivencia mejoradas: el cáncer de pulmón en estadio temprano se relaciona con tasas de supervivencia más altas. Las posibilidades de supervivencia a largo plazo son mayores cuando la enfermedad se detecta en una etapa temprana y está localizada.
  • Tratamientos menos agresivos: el cáncer de pulmón en estadio temprano puede requerir tratamientos menos agresivos como la cirugía o la radioterapia localizada, lo que puede ser menos demandante para el paciente en comparación con los tratamientos más extensos necesarios en estadios avanzados.
  • Mejor calidad de vida: el diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden conducir a una mejor calidad de vida, ya que reducen el impacto de la enfermedad en la salud y el bienestar general.
  • Potencial para la preservación pulmonar: en algunos casos, cuando el cáncer de pulmón se detecta a tiempo, es posible realizar una resección quirúrgica que conserva una porción significativa del pulmón, lo que permite una mejor función pulmonar después del tratamiento.

Es esencial tener en cuenta que el éxito del tratamiento del cáncer de pulmón también depende del tipo y estadio específicos del cáncer, la salud general del paciente y el plan de tratamiento elegido. Los exámenes regulares para las personas de alto riesgo y la evaluación rápida de los síntomas pueden contribuir a la detección temprana y unos mejores resultados en los casos de cáncer de pulmón.

6. ¿Cuáles son los tratamientos más comunes para el cáncer de pulmón?

La elección del tratamiento para el cáncer de pulmón depende del tipo de cáncer, su estadio y la salud general del paciente, entre de otros factores. Los tratamientos más comunes para el cáncer de pulmón incluyen:

  • Cirugía: la extirpación quirúrgica del tumor y los ganglios linfáticos potencialmente cercanos a menudo es el tratamiento preferido para el cáncer de pulmón en estadio temprano. El tipo de cirugía puede ser una lobectomía (extirpación de un lóbulo del pulmón) o una neumonectomía (extirpación de todo un pulmón).
  • Radioterapia: los rayos X de alta energía u otras formas de radiación se pueden usar para atacar y destruir las células cancerosas. La radioterapia se puede utilizar como tratamiento primario para el cáncer de pulmón en estadio temprano o como parte de una terapia combinada para casos más avanzados.
  • Quimioterapia: la quimioterapia involucra el uso de medicamentos para matar o retrasar el crecimiento de las células cancerosas. Se puede administrar antes o después de la cirugía, así como en casos de cáncer de pulmón avanzado.
  • Terapia dirigida: los medicamentos de terapia dirigida están diseñados para atacar específicamente a las células cancerosas con ciertas mutaciones genéticas. A menudo se usan para el cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) con alteraciones genéticas específicas.
  • Inmunoterapia: la inmunoterapia estimula el sistema inmunitario del cuerpo para ayudarlo a combatir las células cancerosas. Ha demostrado ser prometedora en el tratamiento de algunos tipos de cáncer de pulmón, especialmente en los casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas.
  • Cuidados paliativos: este tipo de atención se centra en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer de pulmón avanzado, especialmente cuando la enfermedad no es curable.
  • Ensayos clínicos: los pacientes también pueden tener la opción de participar en ensayos clínicos, que exploran tratamientos experimentales y terapias que aún no están disponibles ampliamente. El plan de tratamiento específico será determinado por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud con base en la condición individual del paciente y la remisión a centros especializados.

7. ¿Qué avances se han logrado en el tratamiento del cáncer de pulmón en los últimos años?

En los últimos años se han producido avances significativos en el tratamiento del cáncer de pulmón, con alternativas más efectivas y personalizadas para los pacientes. Algunos de los avances más notables incluyen:

  • Inmunoterapia: los inhibidores de puntos de control inmunitario, como el embrolizumab, el nivolumab y el atezolizumab, se han convertido en tratamientos claves para algunos pacientes de cáncer de pulmón. Estos medicamentos ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer, bloqueando ciertas proteínas que permiten que las células cancerosas evadan la detección.
  • Terapias dirigidas: los avances en la comprensión de las mutaciones genéticas que impulsan el cáncer de pulmón han llevado al desarrollo de terapias dirigidas. Los medicamentos como el osimertinib y el crizotinib se usan para tratar subtipos genéticos específicos de cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC).
  • Biopsias líquidas: las biopsias líquidas han surgido como un método no invasivo para detectar mutaciones genéticas en el cáncer de pulmón mediante el análisis de una muestra de sangre del paciente. Esto puede ayudar a orientar las decisiones de tratamiento y a monitorear la progresión de la enfermedad.
  • Medicina de precisión: el concepto de medicina de precisión ha ganado prominencia, adaptando los tratamientos al perfil genético específico de un individuo. Este enfoque es particularmente relevante en el cáncer de pulmón, donde las mutaciones genéticas juegan un papel crucial en la selección del tratamiento.
  • Terapias combinadas: los investigadores están explorando los beneficios de combinar diferentes tratamientos, como la inmunoterapia con quimioterapia o radiación, para mejorar los resultados del tratamiento.
  • Detección temprana y exámenes de detección: la mayor conciencia de los beneficios de la detección temprana a través de la tomografía computarizada de dosis bajas (LDCT) ha contribuido a mejores resultados para las personas con alto riesgo de cáncer de pulmón. Cuidados de apoyo: los avances en los cuidados paliativos y los tratamientos de apoyo ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes de cáncer de pulmón, controlando los síntomas y los efectos secundarios del tratamiento. Estos avances han ampliado las opciones de tratamiento, incrementando las tasas de supervivencia y mejorado la calidad de vida para muchos pacientes de cáncer de pulmón.

8. ¿Cuáles son las diferencias entre los tipos de cáncer de pulmón, como el de células no pequeñas y el de células pequeñas?

El cáncer de pulmón se clasifica principalmente en dos tipos, según la aparición de las células cancerosas bajo un microscopio y en cómo estas se comportan:

  • El cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC): es el tipo más común que representa aproximadamente el 85% de todos los casos de cáncer de pulmón. Además, se subdivide en tres subtipos primarios: el adenocarcinoma, el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células grandes. El NSCLC tiende a crecer y diseminarse más lentamente que el cáncer de pulmón de células pequeñas. La resección quirúrgica, la radioterapia y las terapias dirigidas se usan a menudo en el tratamiento del NSCLC. A menudo, este tipo de cáncer se asocia con mutaciones genéticas que pueden ser dirigidas con terapias específicas.
  • El cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC): el SCLC es menos común y representa alrededor del 15% de los casos de cáncer de pulmón. Se caracteriza por células cancerosas agresivas de rápido crecimiento que tienden a diseminarse rápidamente a otras partes del cuerpo. El SCLC casi siempre se asocia con antecedentes de tabaquismo.

La quimioterapia es el tratamiento primario para el SCLC y la radioterapia a menudo se usa en combinación con la quimioterapia. La cirugía generalmente no es un tratamiento estándar para el SCLC debido a su naturaleza agresiva y tendencia a diseminarse temprano. En resumen, las diferencias claves entre el NSCLC y el SCLC son sus características de crecimiento, subtipos y enfoques de tratamiento.

Es importante determinar con precisión el tipo de cáncer de pulmón para desarrollar un plan de tratamiento efectivo y personalizado. Las decisiones de tratamiento también están influenciadas por el estadio del cáncer, la salud general del paciente y las mutaciones genéticas específicas, de estar presentes.

9. ¿Qué papel desempeña el tabaquismo en el desarrollo del cáncer de pulmón?

El tabaquismo es el factor de riesgo más significativo para el desarrollo de cáncer de pulmón. Juega un papel directo y causal en el desarrollo de la enfermedad.

El tabaquismo contribuye al cáncer de pulmón:

  • Carcinógenos: el humo del tabaco contiene numerosos carcinógenos (sustancias que causan cáncer), incluyendo alquitrán, nicotina y varios productos químicos. Cuando estos carcinógenos se inhalan en los pulmones, pueden dañar el ADN de las células pulmonares, lo que lleva a mutaciones y al desarrollo de cáncer.
  • El mayor riesgo: fumar es responsable de la gran mayoría de los casos de cáncer de pulmón. Aumenta enormemente el riesgo de desarrollar la enfermedad y los fumadores actuales tienen el riesgo más alto.
  • Relación dosis-respuesta: el riesgo de cáncer de pulmón está directamente relacionado con la duración e intensidad del tabaquismo. Los fumadores a largo plazo y los fumadores empedernidos son los que corren el mayor riesgo.
  • El humo de segunda mano: la exposición al humo de segunda mano o humo de tabaco ambiental también aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, aunque en menor medida que el tabaquismo activo.
  • Dejar de fumar: dejar de fumar en cualquier momento puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Con el tiempo, el riesgo disminuye a medida que los pulmones comienzan a recuperarse. Es importante tener en cuenta que otras formas de consumo de tabaco, como los cigarros, las pipas y el tabaco sin humo, también aumentan las posibilidades de cáncer de pulmón, aunque el riesgo puede ser algo menor que con el tabaquismo. En última instancia, la manera más efectiva de reducir el riesgo de cáncer de pulmón es nunca empezar a fumar o dejar de fumar si usted es un fumador actual. Dejar de fumar puede tener importantes beneficios para la salud y disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y otras enfermedades relacionadas con el tabaco.

10. Los cigarrillos electrónicos, ¿qué tanto pudieran impactar en la aparición del cáncer de pulmón?

El impacto a largo plazo de los cigarrillos electrónicos (cigarrillos electrónicos o vapeos) en el desarrollo del cáncer de pulmón sigue siendo un área de investigación y con un debate en desarrollo. Los cigarrillos electrónicos son relativamente nuevos en comparación con los productos de tabaco tradicionales como los cigarrillos, por lo que hay pocos datos disponibles sobre sus efectos a largo plazo en la salud. Sin embargo, existen algunas consideraciones importantes:

  • Reducción de la exposición a sustancias nocivas: los cigarrillos electrónicos no queman tabaco ni producen alquitrán, que es una fuente importante de carcinógenos en los cigarrillos tradicionales. Como resultado, los cigarrillos electrónicos pueden exponer a los usuarios a menos sustancias dañinas.
  • Riesgos potenciales para la salud: aunque los cigarrillos electrónicos se consideran menos dañinos que los cigarrillos tradicionales, no están libres de representar riesgos. El aerosol del cigarrillo electrónico puede contener sustancias químicas dañinas, incluidas la nicotina, que es adictiva y otras toxinas como la vitamina E.
  • Algunos de estos químicos se han asociado con problemas pulmonares y cardiovasculares.
  • Efectos desconocidos a largo plazo: se necesitarán muchos años más de investigación para comprender completamente las consecuencias a largo plazo para la salud del uso de cigarrillos electrónicos. Esto incluye el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

El consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes y las personas que nunca han fumado puede exponer a una nueva población a los riesgos potenciales asociados con el consumo de cigarrillos electrónicos. En resumen, aunque los cigarrillos electrónicos, en general, se consideran una alternativa menos dañina que los cigarrillos tradicionales, no están exentos de riesgos para la salud. El impacto de los cigarrillos electrónicos en el desarrollo del cáncer de pulmón estará más claro a medida que se desarrollen más investigaciones. La mejor manera de reducir el riesgo de cáncer de pulmón sigue siendo evitar por completo el consumo de tabaco y de los productos de nicotina.

 11. ¿Hay formas efectivas de prevenir el cáncer de pulmón más allá de dejar de fumar?

Sí, hay varias maneras efectivas de ayudar a prevenir el cáncer de pulmón más allá de dejar de fumar. Las siguientes estrategias pueden reducir su riesgo:

  • Evite la exposición al humo de segunda mano: limite su exposición al humo de segunda mano, ya que puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.
  • Fomente un ambiente libre de humo en el hogar y en lugares públicos.
  • Reduzca la exposición al radón: haga una evaluación de su hogar para detectar el radón, un gas radiactivo que puede filtrarse en los edificios. Si encuentra niveles elevados, redúzcalos.
  • Esté atento a la seguridad en su lugar de trabajo: si usted trabaja en un ambiente con exposición ocupacional a agentes carcinógenos como el asbesto, tome precauciones para minimizar la exposición y siga las pautas de seguridad.
  • Reduzca la exposición a la contaminación del aire: manténgase informado sobre la calidad del aire en su área y tome medidas para reducir su exposición a la contaminación del aire exterior cuando sea necesario.
  • Consuma alimentos saludables: una dieta rica en frutas y verduras, particularmente aquellas ricas en antioxidantes y fitoquímicos, puede apoyar a la salud general.
  • Ejercítese en forma regular: realizar actividad física en forma regular puede mejorar su salud general y ayudar a reducir el riesgo de cáncer.
  • Limite el consumo de alcohol: el consumo excesivo de alcohol se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de pulmón. Reducir el consumo de alcohol puede ser una medida preventiva.
  • Asegúrese de realizarse exámenes de detección de cáncer de pulmón: si usted tiene un riesgo alto, hable con su proveedor de atención médica sobre los exámenes de detección del cáncer de pulmón, ya que pueden detectar el cáncer en una etapa más temprana y tratable.
  • Consulte sobre asesoramiento genético: si usted tiene antecedentes familiares de cáncer de pulmón, considere la asesoría genética para evaluar su riesgo y conversar sobre medidas preventivas.
  • Evite la exposición innecesaria a la radiación: minimice la exposición a la radiación médica cuando sea possible, hable con su proveedor de salud sobre la possible necesidad de hacerse radiografías y tomografías computarizadas.
  • Reciba las vacunas: las vacunas contra la influenza y el neumococo pueden ayudar a reducir el riesgo de infecciones y complicaciones pulmonares.

Es importante recordar que ninguna medida preventiva está 100% garantizada para prevenir el cáncer de pulmón, pero una combinación de opciones de estilo de vida saludable y estrategias de reducción de riesgos pueden reducir en forma significativa su riesgo general.

12. ¿Qué recomendaciones daría para apoyar a pacientes con cáncer de pulmón y sus familias durante el tratamiento?

Apoyar a los pacientes de cáncer de pulmón y a sus familiares durante el tratamiento es crucial para el bienestar de todos y para hacer frente a los desafíos que presenta el cáncer. A continuación, algunas formas en las que es possible brindar apoyo:

  • Comunicación: mantenga una comunicación abierta y honesta con el paciente y sus familiares. Anímelos a compartir sus sentimientos, preocupaciones y preguntas.
  • Educación: proporcione información sobre la enfermedad, las opciones de tratamientos y los efectos secundarios, para ayudar a los pacientes y los familiares a tomar decisiones informadas.
  • Apoyo emocional: ofrezca apoyo emocional, empatía y escuche de manera activa. Comprenda que los pacientes y sus familias pueden experimentar una variedad de emociones, incluyendo el miedo, la ansiedad y la tristeza.
  • Grupos de apoyo: sugiera la participación en grupos de apoyo, tanto para los pacientes como para sus familias. Conectar con otros que enfrentan desafíos similares puede ser reconfortante y proporcionar un sentido de comunidad.
  • Asistencia práctica: ofrezca asistencia con asuntos prácticos, como el transporte a citas médicas, la preparación de comidas y el cuidado de niños, de ser necesario.
  • Cuidado de relevo: organice un plan de cuidado de relevo temporal para dar un descanso y tiempo para cuidarse a los cuidadores familiares.
  • Fomente el cuidado personal: recuerde a los pacientes y a sus familias que prioricen el cuidado personal, incluyendo el descanso, la nutrición y el ejercicio adecuados.
  • Ayude con las preocupaciones financieras y logísticas: considere dar apoyo sobre los aspectos y procesos del seguro de salud, con las finanzas y con los desafíos logísticos que pueden surgir durante el tratamiento.
  • Cuidados paliativos: considere la participación de especialistas en cuidados paliativos para ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Promueva un estilo de vida saludable: anime al paciente a mantener un estilo de vida saludable tanto como sea posible, incluyendo dejar de fumar y una dieta equilibrada.
  • Explore terapias alternativas: explore terapias complementarias y alternativas, tales como técnicas de meditación o relajación, para ayudar a manejar el estrés y mejorar el bienestar.
  • Aborde las decisiones sobre el final de la vida: de ser necesario, apoye a los pacientes y a sus familias en la comunicación y la toma de decisiones sobre el final de la vida, como la planificación avanzada de la atención y la atención de hospicio, si es necesario.
  • Respete la autonomía: respete la autonomía del paciente y sus opciones respecto a su tratamiento y atención.
  • Esté presente: en ocasiones, solo estar allí y ofrecerse a escuchar puede proporcionar un tremendo consuelo.

Recuerde que las necesidades de los pacientes de cáncer de pulmón y sus familias pueden cambiar a lo largo del tratamiento, por lo que el apoyo continuo es esencial.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba