*Vístete de azulCáncer colorrectal

Prevención, palabra clave para vencer al cáncer colorrectal

Todos los días en Puerto Rico se diagnostican 5 nuevos pacientes de cáncer colorrectal, para sumar unos 1.800 casos al año. Motivo de más para que el principal derrotero de la Coalición de Cáncer de Colon sea promover la prevención mediante pruebas de cernimiento. Así lo asegura el doctor Rafael Medina Rivera, gastroenterólogo y tesorero de la entidad sin fines de lucro que aglutina más de 10 organizaciones.

En entrevista con BeHealth a propósito del Mes de Concientización sobre esta condición oncológica, el especialista señaló que, de acuerdo con estadísticas recientes, la incidencia de la enfermedad es igual tanto en hombres como en mujeres, y debido a la detección tardía, la mitad de las personas diagnosticadas fallece durante el primer año.

Asimismo, cada vez se presenta a edades más tempranas, producto de algunos factores de riesgo como la ausencia de actividad física, el sobrepeso y la mala alimentación que predominan en la sociedad actual.

Se ha observado también que en varones la mortalidad es mayor y ha aumentado en los dos últimos años pues las pruebas de cernimiento, en su caso, no se realizan a tiempo. Por otra parte, con las mujeres sucede diferente, ya que muchos de los casos son referidos por los especialistas en ginecología.

Colonoscopía y detección temprana

La colonoscopía representa la herramienta primaria para detectar el cáncer de colon. Según el doctor Rivera, entre sus ventajas destaca la posibilidad de hacer biopsias, y descubrir o retirar pólipos a través del colonoscopio lo cual previene complicaciones futuras.

Entre sus limitaciones, señala el gastroenterólogo, se ubica el costo, aunque en Puerto Rico todos los planes médicos cubren esta prueba. Por otra parte, existen algunas posibilidades de complicaciones, ocurriendo la mortalidad en un caso entre 10.000. No obstante, “es más probable que una persona muera de cáncer de colon que durante un procedimiento de una colonoscopía”, alerta el galeno.

“Es importante señalar que la orden administrativa firmada en el año 2015 por la doctora Rivas, exhortaba a los planes a realizar la prueba inmunológica de la excreta después de los 40 años en pacientes promedios. Pero en personas de alto riesgo, aquellas con historial familiar de cáncer de colon o con EII […] se recomienda hacer una colonoscopía antes de esa edad”, destaca el especialista.

Cuando se descubre un pólipo

Cuando el gastroenterólogo o cirujano colorrectal encuentra un pólipo, este se envía a patología para detectar su tipo; de acuerdo de la histología se decidirá el momento necesario para repetir el estudio al paciente.

En caso de que existan uno o dos pólipos pequeños con una patología benigna, esa persona puede realizarse el chequeo nuevamente al cabo de los 10 años. En cambio, si el pólipo es de una histología avanzada, entonces el gastroenterólogo determina cuándo deben repetirse los exámenes. Sin embargo, según detalla el doctor Medina, “cada paciente se evalúa individualmente dependiendo del tamaño del pólipo, la cantidad y del historial familiar”.

Pruebas de cernimiento en tiempos de pandemia

Recientemente se realizó una investigación en Estados Unidos donde evaluaron los datos de 90 hospitales y el impacto que ha tenido la pandemia del Covid-19 en las pruebas de cernimiento de cáncer de colon. Los resultados revelan que estos exámenes han bajado cerca de un 80% en el año 2020, en comparación con igual periodo de tiempo de 2019.

“Por fortuna esto ha ido cambiando en los últimos meses […] Aunque estemos en tiempos de pandemia, los parámetros y requisitos a cumplir son muy cuidadosos para garantizar la seguridad del paciente; se practica un protocolo estandarizado que requiere mucha cautela”, refiere el gastroenterólogo.

Vías de prevención

Tal como menciona el galeno, en muchas ocasiones no existe ningún signo y síntoma de cáncer colorrectal, de ahí la importancia de realizarse las pruebas de cernimiento. Solamente un 5 o 6% puede estar influenciado por la genética; o sea que aunque en la familia no existan personas con este tipo de cáncer, las probabilidades de que se presente siguen existiendo.

Además de los exámenes, es recomendable evitar el consumo de alcohol, de grasas en exceso, la obesidad y procurar una vida activa. No es posible cambiar la edad ni la genética; pero en general existen transformaciones aún por hacer al estilo de vida para garantizar un óptimo estado de salud.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba