*StopAlCáncerCervicalCáncer cervical

En Puerto Rico el cáncer cervical está aumentando: ¿qué estamos haciendo?

En entrevista con BeHealth sobre el cáncer cervical en compañía de la doctora Ana Patricia Ortiz, catedrática de la escuela y Graduada de Salud Pública en el Recinto de Ciencias Médicas abordamos un aspecto importante sobre esta condición: sus causas y factores de riesgo.

Al respecto, la especialista explicó que el factor de riesgo más importante es la infección con el virus del papiloma humano (VPH).

“El VPH es la infección de transmisión sexual a nivel global y se sabe que es el factor de riesgo principal para el cáncer cervical”.

También señaló que otros riesgos a tener en cuenta son el hecho de tener múltiples parejas sexuales, el uso prolongado de pastillas anticonceptivas e incluso el consumo del tabaco: “Las mujeres que consumen tabaco tienen más riesgo de desarrollar esa malignidad”.

Estadísticas del cáncer cervical en Puerto Rico

La doctora precisó que “Puerto Rico tienen la tasa de incidencia cervical más alta de todos los estados y territorios de Estados Unidos”.

Y es que en Estados Unidos se ven aproximadamente 7 casos por cada 100.000 mujeres; mientras que en la isla por cada 100.000 mujeres se pueden ver aproximadamente 13 casos.

Agregó además que en el 2018 la OMS estableció una meta a nivel global para la eliminación del cáncer cervical de forma tal que los países alcanzaran a ver menos de 4 casos por cada 100.000 mujeres.

Resaltó además que en el mundo y Estados Unidos hay un descenso en los casos con este cáncer, mientras que en Puerto Rico las estadísticas han ido aumentando aproximadamente un 2% al año, lo que es una situación muy preocupante.

Esto, a pesar de que desde los años cincuenta y sesenta se implementó la prueba del Papanicolau que ayudó a disminuir significativamente la incidencia de cáncer cervical en el planeta.

“Estas pruebas lo que hacen es permitir el cernimiento o detección temprana y buscar células premalignas a nivel cervical o en el cuello del útero antes de que se conviertan en cáncer. Una vez el médico las identifica, las puede tratar. Y eso tuvo un impacto grande a nivel global para disminuir la incidencia del cáncer cervical”.

En Puerto Rico también, en este momento, hubo una disminución. Sin embargo, a partir del año 2000 se comenzó a percibir un aumento. “Así que debemos entender la causa de ese aumento. Uno de los factores probables son los cambios en los estilos de vida: la revolución sexual, tal vez mayor consumo de tabaco entre mujeres, son múltiples los factores que pueden estar incidiendo”.

¿Qué está haciendo Puerto Rico?

“Puerto Rico ha logrado alianzas multisectoriales entre el gobierno, la academia y otras organizaciones trabajando fuertemente en la prevención del cáncer cervical”. Aunque sí admite que aún hay mucho por hacer. En la isla se tiene acceso a las pruebas de detección temprana, acceso a la vacunación contra el VPH, pero debemos asegurarnos que también las personas acudan a recibir estos servicios para lograr revertir ese aumento y que empiece a disminuir los casos como está sucediendo en Estados Unidos.

“Hemos visto que aproximadamente el 80% de las mujeres se están haciendo las pruebas de cernimiento en la edad recomendada para cáncer cervical. Es decir, hay un 20% que no está acudiendo a estos servicios”.

Asimismo, una tarea planteada, según la doctora Ortiz, es determinar las barreras causales por las cuales ese 20% no está acudiendo a recibir estos servicios, aún cuando se sabe que el 90% de la población de la isla tiene seguro de salud.

“Hemos visto que mujeres con menor nivel socioeconómico y menor nivel educativo acuden menos a recibir estos servicios. Esto va de la mano de la desinformación. También hay mujeres que reportan barreras como falta de transportación, o de alguien que cuide a sus hijos para ir a una cita médica. Interesantemente, hemos visto que las mujeres con obesidad mórbida tienden a acudir menos a recibir estos servicios. Una teoría podría ser que no se sienten cómodas, tal vez por la percepción del cuerpo. Son áreas que estamos buscando entender, porque comprendiendo las barreras, como sistema de salud podemos desarrollar intervenciones que ayuden a eliminar esas barreras”, precisó.

Por otro lado, comentó que han podido evidenciar que en la isla en los últimos cinco años ha disminuido la utilización de las pruebas de detección temprana. Así, luego del Huracán María transcurrieron entre 6 y ocho meses para que subieran los patrones de utilización de estas pruebas. Y también esto ocurrió luego de que iniciara la pandemia por el Covid-19.

“Es decir, además de las barreras mencionadas, también surgen otras a raíz de desastres naturales y de la pandemia”.

La preocupación mayor, según Ortiz, es que el retraso en las pruebas de cernimiento puede desencadenar la identificación de cánceres más avanzados. Es decir, que lo que pudo identificarse como un precáncer, ahora podría haberse convertido ya en un cáncer, que pudiera estar ya en estadíos más avanzados.

“Actualmente los ginecólogos están disponibles en las clínicas para ofrecer estos servicios, o sea que es bien importante que vuelvan a buscar a sus médicos, saquen sus citas, no solo para el cernimiento sino también pensando en la vacunación”.

Asimismo, señaló la galena la importancia de la vacunación contra el VPH, tanto en niñas como niños.  “Hoy en día los CDC recomiendan que todos los niños y niñas entre los once y doce años de edad reciban la vacuna contra el VPH, la cual se puede recibir desde los nueve años; y, si lo recibe en esta edad hasta los doce años, son dos dosis a recibir”.

Y es que, aunque está recomendada entre los niños de once y doce años, puede recibirse hasta los 26 años. Pero si se vacunan desde los 15 años, en esos casos debe recibir tres dosis de la vacuna.

Señaló además que la FDA recomendó la vacunación para todas las personas que no se hayan vacunado antes hasta los 45 años de edad.

“Así que, si usted está en ese rango de edad (27 y 54 años) y no se ha vacunado previamente, discuta con su médico los beneficios de la vacunación. Que no solamente va a prevenir el cáncer cervical, sino también otros cánceres asociados al VPH como el de vagina, vulva, ano, pene y orofaringe”, explicó.

Actualmente no hay ninguna contraindicación o reacción adversa con otras vacunas, como la del Covid-19, por ejemplo. Y hay muchísimos centros de vacunación contra el VPH, incluso los mismos pediatras podrían vacunar. “En Puerto Rico hay una ley que hace mandatoria la vacuna contra el VPH hasta los 18 años, también hay fondos que proveen la vacuna gratuita para aquellos que no tienen plan. Lo importante es que usted se oriente con su médico”.

Coalición Voces también ha sido un aliado en la prevención contra el VPH, el cual funciona con fondos del CDC, autores del Plan Comprensivo de Cáncer de Puerto Rico para que todos nos alineemos en la prevención del cáncer. Así, el cáncer cervical se encuentra dentro de sus prioridades.

“Dentro de todos estos esfuerzos se ha desarrollado la página dondemevacuno.com, donde puede informarse sobre dónde vacunarse en la isla”, señaló.

Actualmente, el 75% de los adolescentes comienzan su serie de vacunación, pero solo el 50% terminan la serie. Así que es un área que debe fortalecerse. En cuanto a la realización de las pruebas de detección, pueden realizarla todas las mujeres entre los 21 y 65 años de edad, deben consultar con su médico porque según el grupo etario también puede combinarse con la prueba del VPH.

Finalmente, la doctora enfatizó en que las personas que viven con VIH tienen más riesgo de contagiarse con virus asociados al VPH y la explicación es que la mayoría nos vamos infectar con el virus en algún momento de nuestras vidas, “pero algunos vamos a tener una infección persistente y es lo que está asociado a diferentes tipos de cáncer. Por ende, en las personas inmunocomprometidas la persistencia de infección es mayor y eso aumenta el riesgo de cáncer. “Actualmente en el Centro de Comprensivo de Cáncer estamos evaluando las estrategias para optimizar las pruebas de detección temprana para cáncer cervical, e incluso para cáncer anal en personas viviendo con VIH”.

“Si es usted una persona viviendo con VIH se puede comunicar al 772-8300, extensión 1409 o al número directo 787-5954811 para orientarlo sobre estos estudios. También tenemos nuestra página de Facebook: HPV Interest Group Comprehensive Cancer Center donde tenemos mucho material educativo sobre el VPH y otros cánceres asociados”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba