Cáncer colorrectal

Novedosas técnicas para identificar el cáncer colorrectal

Desafortunadamente, el cáncer colorrectal sigue aumentando en el mundo, pero es porque la ciencia médica sigue innovando en opciones de detección temprana, lo que permite adaptar un tratamiento oportuno y así lograr mejorar la calidad de vida de los pacientes.

A continuación, te explicaremos algunas de las novedosas opciones que se han desarrollado para saber si el paciente tiene cáncer colorrectal, que se caracteriza por afectar el colon, el recto, entre otros. 

Exámenes de heces

Por lo general, los pacientes con esta enfermedad suelen perder sangre cuando defecan, por lo que los médicos pueden analizar tus heces para saber si padeces la condición. Si tienes la enfermedad te harán una colonoscopia.

Doble contraste

Este es un examen que, mediante un líquido blanco, permite identificar las anomalías en el colon y el recto permitiendo ver si hay pólipos o algún tipo de cáncer.

Sigmoidoscopía

Con esta técnica se puede analizar, mediante un instrumento delgado y con luz, la parte inferior del colon y recto (normalmente, los 60cm inferiores) para buscar pólipos o un cáncer. 

Colonoscopia

Quizá, este es el método diagnóstico más frecuente para encontrar el cáncer colorrectal y no solo analiza el colon y el recto, sino que entrega otros detalles que ayudan con la detección de la enfermedad.

Colonografía por tomografía computarizada

Estas ayudan a encontrar pólipos o cáncer colorrectal y, mediante un escáner permite ver el colon y otros factores.

Estos métodos fueron descritos por la American College Of Gastroenterology. Por otro lado, la American Cancer Society también da otros detalles que, en primera instancia, pueden implementar los médicos para saber si tienes cáncer de colon o recto mediante un exámen físico. 

Algunos de los factores son:

-Antecedente personal de cáncer colorrectal o de ciertos tipos de pólipos

-Antecedente familiar de cáncer colorrectal

-Antecedente personal de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn)

-Síndrome de cáncer colorrectal hereditario confirmado o sospechado, como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o síndrome de Lynch (cáncer de colon hereditario sin poliposis o HNPCC)

-Antecedente personal de radiación dirigida al abdomen (vientre) o al área pélvica para tratar un cáncer previo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba