Cáncer de pulmón

Factores de riesgo y prevención del cáncer de pulmón

Por: Samuel A. Amill-Acosta MD, FCCP

Certificado por el American Board of Internal Medicine en

Neumología, Medicina de Cuidado Critico y Medicina de Sueño

En este ensayo nos referimos al cáncer primario de pulmón, sus factores de riesgo y alternativas de prevención o reducción de riesgo.  No consideraremos los cánceres que se originan en otros órganos, es decir, los cánceres metastásicos al pulmón. 

Para poder discutir las alternativas de prevención, es necesario considerar primero cuáles son los factores de riesgo. Un factor de riesgo es una condición que nos hace más propensos a desarrollar una enfermedad.  Un factor de riesgo no quiere decir necesariamente que vamos a desarrollar esa enfermedad, pero aumenta la posibilidad de la misma si nos comparamos con alguien que no tiene ese factor de riesgo. 

En ocasiones, la enfermedad se puede desarrollar en personas que no tienen ningún factor de riesgo. Hay factores de riesgo que se pueden prevenir o modificar (como fumar) y otros no (como la edad y factores genéticos).

Factores de riesgo modificables

Fumar tabaco

El producto de combustión del tabaco genera más de 4000 químicos, de los cuales más de 70 son conocidos carcinógenos (agentes que causan, inician, o promueven el cáncer). 

Fumar productos de tabaco es sin duda el factor de riesgo mayor para el desarrollo de cáncer de pulmón.  No todo el que fuma desarrolla cáncer de pulmón, pero un 80% de las personas que fallecen por cáncer de pulmón han sido fumadores. 

El riesgo de cáncer en fumadores es muchísimo más alto que en los no-fumadores. A mayor exposición (cantidad de paquetes fumados por día multiplicado por el número de años fumando), mayor es el riesgo. Fumar cigarrillos con filtro, con mentol, o más bajos en contenido de brea no disminuye el riesgo. Fumar pipa o cigarro representa un riesgo casi tan alto como fumar cigarrillos y puede aumentar el riesgo de lesiones en la cavidad oral. 

La persona que no fuma, pero se expone al humo que genera el fumador, conocido como fumador pasivo o fumador de segunda mano, particularmente en áreas cerradas y tiempo prolongado, está a mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Se ha estimado que fumar pasivamente causa más de 7000 muertes por cáncer de pulmón al año en los Estados Unidos.

 Fumar cigarrillos electrónicos (e-cigarettes)

Los cigarrillos electrónicos son un sistema relativamente nuevo de liberación de nicotina que  no contienen ningún producto de tabaco.  Potencialmente pueden ser de beneficio para adultos fumadores como un sustituto total del cigarillo y otros productos del tabaco. 

No obstante, pueden no ser seguros para personas jóvenes, mujeres embarazadas y adultos que nunca han fumado.  Vienen en una gran cantidad de presentaciones con diferentes tamaños y formas de dispensadores que contienen el líquido.  El líquido se calienta por medio de un sistema regularmente de baterías generando un aerosol de dicho líquido.  Es un producto reciente y variado en términos del contenido de líquido. No hay datos en este momento que puedan ser evaluados con la precisión de la metodología científica para determinar si en efecto pueden ser un factor de riesgo de cáncer. 

Se han reportado diferentes lesiones pulmonares y muertes asociadas a esta práctica. Se ha reportado  un total de 2807 muertes de pacientes hospitalizados por daño pulmonar asociado (68 probados definitivamente) a EVLI (E-cigraettes-Vaping Lung Injury) a febrero del corriente año al al Center for Disease Control (CDC)

¿Cuál es el problema?

El aerosol generado contiene no solo nicotina (la droga que causa la adicción), sino que también contiene numerosas partículas extrafinas (que pueden llegar muy adentro de los pulmones), sabores con diacetilo (un conocido químico carcinogénico), compuestos orgánicos volátiles, otros carcinógenos, metales pesados como níquel, estaño y plomo. 

En adición, algunos se usan para dispensar tetrahidrocannabinol (marijuana) con acetato de vitamina E como aditivo.  Este último se ha relacionado a los casos de EVLI arriba mencionados. Es difícil conocer a ciencia cierta lo que contienen estos productos.  Por tanto, aunque no existen datos que los vinculan en este momento a cáncer de pulmón es necesario continuar la vigilancia y llevar a cabo estudios a largo plazo que nos den una contestación más certera. 

Fumar marihuana

Ya que hablamos de la marihuana con relación al cigarillo electrónico pasamos a presentar el caso de la misma con relación a cáncer de pulmón. El humo generado de la combustión contiene brea y muchos de las sustancias carcinógenas que contienen el humo del cigarrillo. 

Por tanto, hay razones para sospechar que fumar marihuana puede ser un riesgo de cáncer de pulmón.  Aunque el fumador de marihuana consume menos cantidad de estos cigarrillos (joints) típicamente se inhala muy profundo inhalando la brea (la cual contiene la cantidad mayor de carcinógenos), se sostiene la inhalación y luego se exhala lentamente dando más oportunidad para que los carcinógenos inhalados se depositen en los pulmones. 

Debido a que la marihuana es aún un producto ilegal en muchos sitios, no ha sido posible estudiar mediante metodología científica apropiada la hipótesis sobre el fumar marihuana como factor de riesgo de cáncer de pulmón.  Los estudios retrospectivos de pacientes de cáncer de pulmón que han fumado marihuana han demostrado que la mayoría también han sido fumadores de tabaco.

Por tanto, es difícil  saber cuan alto puede ser el riesgo de fumar como causa de cáncer de pulmón al momento.  La lógica nos hace sospechar que puede ser y que, quizás al igual que el tabaco, puede depender de la cantidad de exposición a largo plazo.  No obstante, necesitamos mucha más investigación sobre este tema.

Exposición a talco y polvo de talco

El talco es un mineral que, en su forma natural, puede contener asbestos, conocido factor de lesiones de pulmón incluyendo cáncer.  Algunos estudios sugieren que mineros de talco y operadores de molinos de talco pueden tener un riesgo aumentado de desarrollar cáncer de pulmón.  Otros estudios no han podido establecer esta relación.  El uso de polvo de talco cosmético no ha demostrado se un factor de riesgo de cáncer de pulmón.

Exposition a radón

El radón es un gas natural radioactivo presente en la naturaleza, que se halla en suelos, piedras subyacentes y aguas subterráneas. El mismo no se puede ver, no tiene sabor ni olor.  De acuerdo a la US Environmental Protection Agency (EPA), el radón es la segunda causa de cáncer de pulmón en los EEUU, siento la primara causa en los no-fumadores. 

En las afueras, la cantidad de radón es muy pequeña para ser un riesgo significativo.  Sin embargo, en el interior el radón puede infiltrarse a través de aberturas en los pisos o paredes y acumularse en el aire interior de estructuras donde vivimos, estudiamos, o trabajamos.  Se desconoce con precisión la extensión del radón en Puerto Rico. 

Existe un proyecto de la EPA para hacer el mapa de la distribución de actividad de radón en nuestra isla.  Este proyecto también provee para la capacitación de individuos en la medición de niveles de radón utilizando tecnología nueva.  Así se podría determinar residencias, escuelas, y áreas de trabajo con altos niveles de radón con el fin de tratar de reducir la exposición, reduciendo a su vez el riesgo a la salud, incluyendo el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Exposición al asbestos

Es de conocimiento público la relación entre la exposición a asbestos y lesiones del pulmón, incluyendo cáncer del pulmón y cáncer de la pleura (membrana que cubre el pulmón) conocido como mesotelioma maligno.  El asbesto puede causar cierto tipo de fibrosis pulmonar para la cual no hay tratamiento efectivo.  Además, pueden verse placas pleurales (calcificaciones en la pleura).

Estas, por lo regular, indican que hubo exposición a asbestos pero no representan un problema clínico mayor.  El riesgo cáncer de pulmón asociado al asbestos es marcadamente mayor si la persona también fuma. La exposición a asbestos es alta en minas, molinos, plantas textiles, lugares donde se usa para aislación de tuberías y calderas, y astilleros.

En Puerto Rico todavía existe preocupación por estructuras construidas con planchas de asbesto-cemento.  Afortunadamente la mayoría han sido removidas. En los casos que todavía pudiesen existir no hay exposición de las fibras si las planchas están en buen estado y adecuadamente pintadas.  Si han de ser demolidas o removidas se debe hacer por expertos en el manejo de las mismas ya que al hacerlo las fibras de asbestos se exponen en grandes cantidades si no se hace correctamente.  Las regulaciones del gobierno han ayudado a disminuir considerablemente el contenido de asbestos en productos comerciales.

 Exposición a otros carcinógenos en el ambiente de trabajo

En ciertos ambientes de trabajo se pudiesen encontrar otros carcinógenos que pueden aumentar el riesgo del cáncer de pulmón.  Entre otros, se encuentran minerales radioactivos como el uranio, agentes químicos como lo son el arsénico, berilio, cadmio, sílica, cloruro de vinilo, compuesto de níquel, compuestos de cromio, gas mostaza, éteres de cloro-metilo, y productos de combustión del diésel.

Tanto el gobierno como las industrias han tomado acciones para proteger al trabajador que pueden exponerse a carcinógenos en el trabajo.  No obstante, el peligro aún existe.

Exposición a arsénico

Ya mencionamos el arsénico entre los agentes químicos carcinógenos que pueden encontrarse en ciertos ambientes de trabajo.  Se ha encontrado, además, agua de tomar con altos niveles de este químico particularmente en países asiáticos y en Sur América. El agua potable de los sistemas públicos en los EEUU y Puerto Rico no es una fuente significativa de arsénico. 

 Suplementos dietéticos

Dia a día nos exponemos a la gran propaganda de los supuestos beneficios de suplementos dietéticos.  Dichos productos, en su inmensa mayoría, no son regulados por la Food and Drug Administration (FDA) por lo cual su propaganda no es ilícita aunque no sea cierta ni se haya pasado por el crisol de la medicina basada en la evidencia científica. 

Estudios que investigan el rol de los suplementos vitamínicos en reducción del riesgo de cáncer de pulmón han sido desalentadores. Estudios realizados en fumadores que tomaron beta caroteno con este propósito demostraron que, por el contrario, aumentaba el riesgo de cáncer de pulmón.

 Factores de riesgo no-modificables

 Existen factores de riesgo de cáncer de pulmón que no podemos modificar o son muy difíciles de modificar por el propio individuo. A continuación enumeramos algunos.

  • Contaminación del aire en las ciudades, particularmente en áreas cercanas a vías vehiculares de tráfico pesado.
  • Personas que han recibido radioterapia al tórax para otros tipos de cáncer, particularmente si fuman.
  • Historia personal o familiar de cáncer de pulmón
    • Factores genéticos.
    • Exposición compartida a carcinógenos (por ejemplo humo de tabaco o radón en el hogar).

¿Cómo prevenir o reducir el riesgo a desarrollar cáncer de pulmón?

Habiendo presentado brevemente los factores de riesgo de cáncer de pulmón podemos mencionar lo que nos puede ayudar a prevenir a disminuir el riesgo de desarrollar este mal.

No fumar productos de tabaco

La manera más efectiva de reducir el riesgo de cáncer de pulmón es no fumar y evitar respirar el humo que generan las personas que fuman. Si deja de fumar antes de desarrollar cáncer del pulmón los tejidos pulmonares comienzan a repararse.  No importa la edad o cuanto ha fumado el dejarlo le reduce el riesgo y puede prolongar su vida.

La Sociedad Americana del Cáncer ofrece ayuda para dejar de fumar.  Muchos planes médicos han adoptado estos programas (o han desarrollado los suyos) e incluyen cubierta para la farmacoterapia, de ser necesaria.  Debemos tener en cuenta que la nicotina es un narcótico muy adictivo y la persona dependiente puede necesitar ayuda profesional y farmacoterapia dirigida a disminuir los síntomas de retirada.

No fumar marihuana

Aunque no hay datos que confirmen o nieguen la relación de fumar marihuana con el cáncer de pulmón ciertamente esta práctica expone al fumador a sustancias carcinógenas, según discutimos anteriormente, estamos en espera de datos científicos que puedan surgir ahora que se ha legalizado su uso en muchos estados.

No fumar cigarrillos electrónicos

Una práctica más reciente, pero ya hemos comenzado a ver lesiones y muertes por la misma. Al igual que con la marihuana, esperamos más información de estudios adecuadamente diseñados que puedan probar o negar la relación con el cáncer de pulmón.

Evitar exposición por radón

Estar atentos al Proyecto de la EPA en Puerto Rico, considerar evaluación de expertos en la medición de este gas en su hogar o ambiente del trabajo y tomar las medidas necesarias de estar los niveles elevados.

Evitar la exposición a otros agentes carcinógenos mencionados anteriormente.

Cotejar la calidad del agua del lugar que piensa visitar antes de viajar, particularmente en ciertos lugares de Sur América o países asiáticos.

Ingerir una dieta saludable

Dietas altas en frutas y vegetales pueden ser de ayuda, evitar ingerir altas dosis de vitaminas (particularmente evitar beta caroteno si es fumador), evitar suplementos dietéticos de compuestos desconocidos, origen, manufactura o beneficio dudoso (no crea lo que le dice la propaganda, estudie, investigue, proteja su salud y no malgaste sus recursos en productos engañosos).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba