Cáncer de hígado

Diagnóstico y tratamientos del cáncer de hígado

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer de hígado incluyen los siguientes:

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden revelar anomalías en la función hepática.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una ecografía, una tomografía computarizada y una resonancia magnética.
  • Extracción de una muestra de tejido hepático para análisis. Algunas veces es necesario extirpar un pedazo de tejido hepático para realizar pruebas de laboratorio con el fin de hacer un diagnóstico definitivo de cáncer de hígado.Durante una biopsia hepática, el médico inserta una aguja delgada a través de la piel y dentro del hígado para obtener una muestra de tejido. En el laboratorio, los médicos examinan el tejido bajo un microscopio para buscar células cancerosas. La biopsia hepática conlleva un riesgo de hemorragia, moretones e infección.

Determinación del estadio del cáncer de hígado

Una vez que se diagnostica el cáncer de hígado, el médico trabajará para determinar el grado (estadio) del cáncer. Las pruebas de estadio ayudan a determinar el tamaño y la ubicación del cáncer y si se ha propagado. Las pruebas de imagen utilizadas para clasificar el cáncer de hígado incluyen tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y gammagrafías óseas.


Existen diferentes métodos para clasificar las etapas del cáncer de hígado. Por ejemplo, un método usa números romanos del I al IV, y otro usa letras de la A a la D. El médico utiliza el estadio del cáncer para determinar las opciones de tratamiento y el pronóstico.

Tratamiento

Los tratamientos para el cáncer de hígado primario dependen del avance (estadio) de la enfermedad, y también de la edad, salud general y preferencias personales.

Cirugía

Las operaciones que se utilizan para tratar el cáncer de hígado incluyen las siguientes:

  • Cirugía para extraer el tumor. En determinadas situaciones, el médico podría recomendar una operación para extraer el cáncer de hígado y una porción pequeña del tejido del hígado sano que rodea el tumor si este es pequeño y tu función hepática es adecuada. El hecho de que esta sea una opción en su caso, también depende de la ubicación del cáncer dentro del hígado, del funcionamiento del hígado y de su estado de salud general.
  • Cirugía de trasplante de hígado. Durante una cirugía de trasplante de hígado, se retira el hígado enfermo y se reemplaza con el hígado sano de un donante. La cirugía de trasplante de hígado es una opción solo para un pequeño porcentaje de personas con cáncer de hígado en estadio temprano.

Tratamientos localizados

Los tratamientos localizados para el cáncer de hígado son aquellos que se administran directamente a las células cancerosas o al área que las rodea. Las opciones de tratamiento localizadas para el cáncer de hígado incluyen lo siguiente:

  • Calentamiento de las células cancerosas. La ablación por radiofrecuencia utiliza corriente eléctrica para calentar y destruir las células cancerosas. A través de una prueba de imágenes que se utiliza como guía, como una ecografía, el médico inserta una o más agujas delgadas en pequeñas incisiones en el abdomen. Las agujas llegan al tumor, se calientan con una corriente eléctrica y destruyen las células cancerosas. Otros procedimientos para calentar las células cancerosas podrían usar láser.
  • Congelamiento de las células cancerosas. La crioablación utiliza el frío extremo para destruir las células cancerosas. Durante el procedimiento, el médico coloca un instrumento (criosonda) que contiene nitrógeno líquido directamente sobre los tumores hepáticos. Las imágenes de ultrasonido se utilizan para guiar la criosonda y controlar la congelación de las células.
  • Inyección de alcohol en el tumor. Durante este procedimiento, el alcohol puro se inyecta directamente en los tumores, ya sea a través de la piel o durante una operación. El alcohol hace que las células del tumor mueran.
  • Inyección de medicamentos de quimioterapia en el hígado. La quimioembolización es un tipo de tratamiento de quimioterapia que suministra medicamentos anticancerosos fuertes directamente al hígado.
  • Colocación de cuentas llenas de radiación en el hígado. Las esferas diminutas que contienen radiación se pueden colocar directamente en el hígado, donde pueden administrar radiación directamente al tumor.

Radioterapia

Este tratamiento utiliza energía de gran potencia, de fuentes como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas y reducir los tumores. Los médicos dirigen cuidadosamente la energía al hígado, sin afectar el tejido sano circundante.

La radioterapia podría ser una opción si otros tratamientos no son posibles o si no han funcionado. Para el cáncer de hígado avanzado, la radioterapia podría ayudar a controlar los síntomas.

Durante la radioterapia de haz externo, estás recostado sobre una camilla, y una máquina dirige los haces de energía a un punto preciso del cuerpo.

Un tipo especializado de radioterapia, llamada radioterapia corporal estereotáctica, consiste en enfocar muchos haces de radiación simultáneamente en un punto del cuerpo.

Terapia con fármacos dirigidos

Los tratamientos con medicamentos terapia dirigida se enfocan en anomalías específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos con medicamentos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas.

Existen muchos medicamentos de terapia dirigida para el cáncer de hígado avanzado.

Algunas terapias solo funcionan en personas que tienen células cancerosas con ciertas mutaciones genéticas. Las células cancerosas pueden examinarse en un laboratorio para comprobar si estos medicamentos podrían ayudarte.

Inmunoterapia

La inmunoterapia utiliza el sistema inmunitario para combatir el cáncer. El sistema inmunitario del cuerpo que combate la enfermedad podría no atacar el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que impiden que las células del sistema inmunitario las reconozcan. La inmunoterapia funciona interfiriendo en ese proceso.

Los tratamientos de inmunoterapia generalmente se reservan para personas con cáncer de hígado avanzado.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir células de rápido crecimiento, entre ellas las células cancerosas. Se puede administrar a través de una vena del brazo, en forma de píldora o ambas.

A veces, la quimioterapia se utiliza para tratar el cáncer de hígado avanzado.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos consisten en atención médica especializada que se centra en proporcionar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan junto a usted, su familia y el resto de los médicos a fin de proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente la atención continua que reciba. Los cuidados paliativos pueden utilizarse mientras reciba otros tratamientos agresivos, tales como cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Cuando se utilizan cuidados paliativos además de todos los demás tratamientos adecuados, es posible que las personas con cáncer se sientan mejor y vivan más tiempo.

Los cuidados paliativos los brinda un equipo de médicos, personal de enfermería y otros profesionales especialmente capacitados. Los equipos de cuidados paliativos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y la de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que pueda estar recibiendo.

Fuente: Mayo Clinic

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba