*Apoyado por MerckCáncer de Riñón

Tipos de cáncer de riñón

El cáncer de riñón es responsable del 2% al 3% de los cánceres en adultos y es aproximadamente un 50% más común en hombres que en mujeres. Cada año, alrededor de 73,820 personas desarrollan cáncer de riñón, mientras que alrededor de 14,770 mueren a causa de él (estimaciones de 2019).

Tipos de cáncer de riñón

Carcinoma de células renales

El carcinoma de células renales, también conocido como cáncer de células renales o adenocarcinoma de células renales, es el tipo más común de cáncer de riñón. Alrededor de 9 de cada 10  casos de cáncer de riñón son carcinomas de células renales.

Aunque el carcinoma de células renales por lo general crece como un solo tumor dentro del riñón, algunas veces se encuentran dos o más tumores en uno o incluso en ambos riñones al mismo tiempo.

El carcinoma de células renales se puede clasificar en varios subtipos basados principalmente en la apariencia de los tumores cuando son observados en el laboratorio. El  subtipo de carcinoma de células renales puede ser un factor a tomarse en cuenta para decidir el tratamiento, y también puede ayudar a que su médico determine si su cáncer puede ser causado por un síndrome genético hereditario.

Carcinoma de células renales de tipo células claras

Esta es la forma más común del carcinoma de células renales. Aproximadamente 7 de cada 10 personas con carcinoma de células renales tiene este tipo de cáncer. Cuando se examinan en el laboratorio, las células que conforman el carcinoma renal de células claras lucen muy pálidas o claras.

Carcinoma de células renales de tipo células granulares (no claras)

Carcinoma renal  de células papilares: es el segundo subtipo más común (alrededor de 1  de 10 casos es de este tipo). Estos cánceres forman proyecciones pequeñas llamadas papilas, parecidas a dedos, en alguna parte del tumor, si es que no están presentes en la mayor parte del mismo. Algunos médicos llaman a estos cánceres cromofílicos porque las células absorben ciertos tintes y lucen de color rosa cuando se observan al microscopio.

Carcinoma renal de células cromófobas: este subtipo representa alrededor del 5% (5 casos en 100) de los casos de carcinoma de células renales. Las células de estos cánceres son también pálidas, al igual que las células claras, pero son mucho más grandes y tienen ciertas características que pueden reconocerse cuando se observan minuciosamente.

Tipos de carcinoma de células renales poco comunes: estos subtipos ocurren muy pocas veces, cada uno de los cuales representa menos de 1% de los carcinomas de células renales:

  • Carcinoma de células renales del túbulo colector
  • Carcinoma renal quístico multilocular
  • Carcinoma medular
  • Carcinoma renal mucinoso tubular y de células fusiformes
  • Carcinoma renal asociado con neuroblastoma

Carcinoma de células renales no clasificado: en pocos casos, los cánceres de células renales son identificados como no clasificados porque su apariencia no corresponde a ninguna de las otras categorías o porque hay más de un tipo de célula cancerosas presente.

Otros tipos de cáncer de riñón

Algunos otros tipos de cáncer de riñón son: los carcinomas de células transicionales, los tumores de Wilms y los sarcomas renales.

Carcinoma de células transicionales: de cada 100 cánceres de riñón, alrededor de 5 a 10 son carcinomas de células transicionales (TCC), también conocidos como carcinomas uroteliales.

Los carcinomas de células transicionales no se originan en el riñón mismo, sino en el revestimiento de la pelvis renal (el lugar donde los uréteres se encuentran con los riñones). Este revestimiento está compuesto de células llamadas células transicionales que lucen como las células que revisten los uréteres y la vejiga.

Los cánceres que se originan de estas células lucen como otros carcinomas uroteliales, como el cáncer de vejiga, cuando se observan minuciosamente en el laboratorio. Al igual que el cáncer de vejiga, estos cánceres a menudo están asociados con el hábito de fumar y a estar expuesto a ciertos químicos causantes de cáncer en el lugar de trabajo.

Las personas con carcinoma de células transicionales (TCC) a menudo presentan los mismos signos y síntomas que las personas con cáncer de células renales: sangre en la orina y, algunas veces, dolor en la espalda.

Tumor de Wilms (nefroblastoma): los tumores de Wilms casi siempre ocurren en los niños. Este tipo de cáncer se da muy poco entre los adultos.

Sarcoma renal: sarcoma es un tipo de cáncer renal infrecuente que se origina en los vasos sanguíneos o el tejido conectivo del riñón. Representan menos del 1% de todos los cánceres de riñón.

Tumores benignos (no cancerosos) del riñón

Algunos tumores del riñón son benignos (no cancerosos). Esto significa que no se propagan (hacen metástasis) a otras partes del cuerpo, aunque pueden continuar creciendo y causar problemas.

Los tumores renales benignos se pueden tratar mediante la extirpación o destrucción de los mismos, usando muchos de los mismos tratamientos que también se usan para los cánceres de riñón, tales como la cirugía o la ablación por radiofrecuencia. La selección del tratamiento depende de muchos factores, como el tamaño del tumor y si éste causa síntomas, el número de tumores, si los tumores están en ambos riñones, y el estado general de salud de la persona.

Angiomiolipoma: los angiomiolipomas son los tumores benignos de riñón más comunes. Afectan con más frecuencia a las mujeres. Se pueden originar esporádicamente (al azar) o en personas que padecen de esclerosis tuberosa, una afección genética que también afecta el corazón, los ojos, el cerebro, los pulmones y la piel.

Estos tumores están formados por diferentes tipos de tejido conectivo (vasos sanguíneos, músculos lisos, y grasa). Si no están ocasionando ningún síntoma, a menudo se pueden solo observar, manteniendo una vigilancia minuciosa. Por el contrario, puede que requieran ser tratados, si están generando problemas (como dolor o sangrado).

Oncocitoma: los oncocitomas son tumores benignos del riñón infrecuentes que algunas veces pueden crecer bastante. Afectan con más frecuencia a los hombres y normalmente no se propagan a otros órganos, por lo que la cirugía a menudo los cura.

Fuente: American Cancer Society

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba