Carcinoma Urotelial

Carcinoma urotelial: todo sobre el cáncer de vejiga más común

El carcinoma urotelial, también conocido como carcinoma de células transicionales, es el tipo más común de cáncer de vejiga. De hecho, si usted tiene cáncer de vejiga es casi seguro que sea un carcinoma urotelial. Estos cánceres se originan en las células uroteliales que cubren el interior de la vejiga.

De acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, las células uroteliales también cubren otras partes del tracto urinario, como la parte del riñón que conecta con el uréter (se conoce como pelvis renal), los uréteres y la uretra. Las personas con cáncer de vejiga a veces también tienen tumores en estos lugares, por lo que es necesario examinar todo el tracto urinario.


Síntomas que te podrían avisar de un carcinoma urotelial:

  • Sangre en la orina
  • No poder orinar
  • Dolor en un lado de la espalda baja
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso
  • Cansancio o debilidad
  • Hinchazón en los pies
  • Dolor en los huesos

Formas de diagnóstico de este cáncer de vejiga

  • Análisis de orina: consiste en una simple prueba de laboratorio para saber si hay sangre y otras sustancias en una muestra de orina.
  • Citología de orina: para esta prueba, se examina una muestra de orina con un microscopio para saber si contiene cáncer o células precancerosas.
  • Cultivo de orina: se coloca una muestra de orina en un envase de laboratorio para permitir que crezca cualquier bacteria que esté presente. 
  • Cistoscopia: si se sospecha de cáncer de vejiga, la mayoría de los doctores recomendarán una cistoscopia.  En esta un urólogo utiliza un cistoscopio, un tubo delgado, largo y flexible que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de vídeo en el extremo.
  • Biopsia: una biopsia consiste en obtener pequeños fragmentos (llamadas muestras) del tejido de aspecto anormal para examinarlos y saber si contienen células cancerosas.
  • Estudios por imágenes: utilizan ondas sonoras, rayos X, campos magnéticos o sustancias radiactivas para obtener imágenes del interior del cuerpo.
  • Pielograma intravenoso: consiste en una radiografía de todo el sistema urinario, tomada después de inyectar un colorante especial en una vena.
  • Tomografía computarizada: puede proporcionar información detallada sobre el tamaño, forma y posición de cualquier tumor que se encuentre en el tracto urinario, incluyendo la vejiga.

Tratamientos para combatir el carcinoma urotelial

El tratamiento para este tipo de cáncer, según investigadores de Mayo Clinic, puede incluir:

  • Cirugía, para extirpar tejido canceroso.
  • Quimioterapia en la vejiga (quimioterapia intravesical), para tratar tumores que están limitados al revestimiento de la vejiga pero presentan un alto riesgo de reaparecer o progresar a una etapa más alta.
  • Reconstrucción, para crear una nueva manera para que la orina salga del cuerpo después de extirpar la vejiga.
  • Quimioterapia para todo el cuerpo (quimioterapia sistémica), para aumentar la posibilidad de cura en una persona que se haga cirugía para extirpar la vejiga, o como tratamiento primario en casos en que la cirugía no es una opción.
  • Radioterapia, para destruir las células cancerosas, con frecuencia usada como tratamiento primario en casos en que la cirugía no es una opción o no se desea hacer.
  • Inmunoterapia, para desencadenar el sistema inmunitario del cuerpo para combatir las células cancerosas en la vejiga o en todo el cuerpo.
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba