Cáncer de pulmónCánceres

Cáncer de pulmón: La importancia de la detección temprana

En Estados Unidos el cáncer de pulmón (microcítico y no microcítico) es el segundo cáncer más común que afecta tanto a hombres como a mujeres (sin contar el cáncer de piel).

El cáncer de pulmón es por mucho la causa principal de muerte por cáncer entre hombres y mujeres, representando casi un 25% de todas las muertes por cáncer. Cada año, más gente muere por cáncer de pulmón que por cánceres de colon, seno y próstata combinados.

Desde BeHealth, en el programa especial sobre cáncer de pulmón se entrevistó al doctor Pedro Solivan, hematólogo-oncólogo, quien abordó un poco más sobre el cáncer de pulmón y la importancia de su pronta detección.

Según el galeno, en Puerto Rico no hay unas estadísticas precisas sobre este tipo de cáncer, aunque sí afirmó que podría representar aproximadamente el 10% de los cánceres diagnosticados en la isla.

«El cáncer de pulmón se divide en dos grandes grupos: células pequeñas y células no pequeñas, el de células pequeñas es un grupo de solo ellos, que no se subdivide; pero en el grupo de células no pequeñas tenemos divisiones: tenemos el adenocarcinoma y el escamoso y a veces se puede incluir en el grupo de células grandes otros que son el sarcoma o el linfoma», precisó el galeno respecto a los tipos de cáncer de pulmón.

De esta manera para cada tipo existen los tratamientos específicos y precisó que el mejor pronóstico depende de si es o no de células pequeñas así como la extensión del tumor:

«El problema del cáncer de pulmón es que los síntomas aparecen cuando la enfermedad ya está bastante avanzada», explicó el especialista.

Aunque algunos de los síntomas pueden ser una tos continua que no desaparece o que incluso empeora con el tiempo, ronquera, presencia de sangre en las flemas, dificultad para respirar, dolor en el pecho que aumenta con la tos o la respiración profunda, pérdida de peso y de apetito, fatiga e infecciones respiratorias (bronquitis o neumonía) frecuentes.

El cáncer de pulmón no suele causar síntomas fáciles de identificar en las fases iniciales, lo que hace difícil su detección en estas etapas, entre otros motivos porque no existe ninguna prueba de detección precoz, como sí ocurre con el cáncer de mama.

«Muchas veces se encuentra incidentalmente por una placa que se realiza para otro procedimiento», sentenció el doctor Solivan.

Su tratamiento va a depender entonces del avance de la condición y el tamaño de la masa, de ser o no operable, los tratamientos a seguir como las terapias dirigidas o radiación.

El factor de riesgo más importante del cáncer de pulmón es el tabaquismo: existe una clara relación entre este hábito y la enfermedad, y esto también se aplica a la exposición al humo ajeno. Sin embargo, también se han evidenciado casos de no fumadores, esto por componentes genéticos y ambientales.

Para su prevención, el doctor compartió la necesidad de tener hábitos saludables, una dieta baja en grasas y azúcares, el ejercicio físico y no fumar. A su vez, recomendó la dieta Mediterránea con sus múltiples beneficios.

Finalmente, realizó el doctor un llamado de atención y de esperanza. Primero, a que las personas se realicen sus chequeos oportunos para la detección temprana y un mejor pronóstico de la enfermedad y, segundo, sobre los avances tecnológicos que han aumentado la tasa de supervivencia al doble de lo que ocurría en años anteriores, con terapias cuya tasa de sobrevida está en hasta un 40%.

«Hay mucho trabajo por hacer, pero hay esperanza», finalizó.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba