*Apoyado por LeucemiaLeucemia

¿Cómo saber si tengo leucemia linfocítica crónica? Conoce las técnicas

En nuestro especial de leucemia linfocítica crónica te contaremos todo sobre cómo se diagnostica y los métodos que utilizan los médicos para saber si padeces este tipo de cáncer que se caracteriza por registrar cambios en uno de los linfocitos que, según la ciencia médica, son las células que combaten las infecciones.

De acuerdo con lo que informa la Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma y la página oficial de la American Cancer Society, existen diversas técnicas con amplia capacidad de precisión para saber si un paciente padece esta patología. Algunos de los más comunes son:

Pruebas de sangre

Los doctores suelen usar los conteos de células sanguíneas llamado hemograma o conteo sanguíneo completo. Esta prueba permite identificar cuántas células sanguíneas tiene el paciente y saber si exiten anomalías en los linfocitos.

Examen de células sanguíneas

En este método se utiliza un aparato llamado citómetro de flujo, con el que se determina el número de linfocitos y si la leucemia se produjo a raíz de la falta de dichas células.

“Esta prueba se puede emplear para determinar si los linfocitos en una muestra de sangre contienen células de CLL. La citometría de flujo también se puede usar para detectar células de CLL en la médula ósea o en otros líquidos”, explica la American Cancer Society.

Prueba de inmunoglobulina

Por si no lo sabías, la inmunoglobulina son proteínas que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones, por lo que los doctores implementarán los niveles de esta sustancia en tu organismo.

“Un nivel bajo de inmunoglobulina puede causar infecciones recurrentes. Tal vez se les administren inyecciones de inmunoglobulinas a las personas con niveles bajos de inmunoglobulina e infecciones recurrentes”, detalla la Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma.

Análisis de médula ósea

Este es de los exámenes menos comunes, según reporta la literatura científica. Sin embargo, en ciertos casos puede que se prescriba para determinar con mayor exactitud el tratamiento al que se someterá el paciente. 

Pruebas genéticas

En estos exámenes se analizan los cromosomas, las células sanguíneas de los pacientes o los tejidos del cuerpo con un microscopio en un laboratorio. Esta prueba es de las más demoradas y sus resultados podrían tardar semanas.

Otras pruebas utilizadas para el diagnóstico son:

  • Hibridación in situ con fluorescencia
  • Deleción
  • Pruebas moleculares
  • Biopsia de los ganglios linfáticos
  • Punción lumbar (o punción espinal)
  • Estudios por imágenes
  • Tomografía computarizada
  • Imagen por resonancia magnética
  • Ecografía (ultrasonido)

Referencias: American Cancer Society, MayoClinic, Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba