Alimentación

6 alimentos que aumentan el riesgo de cáncer

Una dieta incorrecta puede aumentar el riesgo de contraer cáncer: algunos alimentos, de hecho, contienen sustancias consideradas nocivas, como azúcares refinados o conservantes químicos. Entonces, averigüemos qué alimentos evitar para reducir el riesgo de cáncer.

Una dieta saludable no es solo una cuestión de grasas y calorías: comer bien también significa reducir el riesgo de contraer cáncer: de hecho, al menos un tercio de los casos de cáncer podrían evitarse si comiéramos correctamente. No existe un solo alimento que pueda considerarse causa o prevención del cáncer, pero algunos alimentos, por las sustancias que contienen, los aditivos utilizados para su conservación o los métodos utilizados para su cocción, se asocian a una mayor probabilidad de enfermarse tumor.


¿Cuál es la relación entre los alimentos y el cáncer?

Ahora es seguro que existe una relación entre la dieta y el desarrollo de algunos cánceres, aunque no se demuestren plenamente las razones precisas que llevan a un determinado estilo de alimentación a ser más peligroso que a otros. El problema se refiere principalmente a las sustancias que se utilizan para la preparación de alimentos: por ejemplo, los nitratos, que se utilizan para conservar la carne y los embutidos, y que se cree que causan riesgo de cáncer de estómago.

Una dieta inadecuada también representa un factor de riesgo para diferentes tipos de cáncer: esófago, colorrectal, estómago, todos los órganos que participan directamente en la digestión de los alimentos. A estos se suman, sin embargo, también el cáncer de hígado, mama, próstata, útero y ovario: esto se debe a la influencia de la dieta sobre nuestro equilibrio hormonal y sobre las inflamaciones del organismo. Pero aquí están los alimentos que debe evitar para disminuir el riesgo de contraer cáncer.

Carnes rojas y carnes procesadas que aumentan la producción de radicales libres

Las carnes rojas : vacuno, ovino, porcino, equino y caprino, favorecerían el desarrollo de tumores. Esto lo confirman tanto la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF): de hecho, en 2015 se identificó un vínculo directo entre la carne roja y el cáncer colorrectal. El consejo es limitar su consumo a no más de 300-500 gramos por semana. De hecho, es un alimento altamente oxidante, que aumenta la producción de radicales libres que provocan inflamación intestinal y tienen un efecto cancerígeno: también es importante no cocinarlo a altas temperaturas, que favorecen la producción de sustancias nocivas.

Evite también las carnes tratadas o procesadas , como los embutidos, los embutidos, la mortadela o en cualquier caso todas aquellas carnes que se someten a un proceso de transformación y luego se secan, ahuman o tratan con conservantes para mejorar su conservación o sabor. Particularmente peligrosos son los nitritos y nitratos que se utilizan para la producción de embutidos.

La IARC ha asociado las carnes procesadas con riesgos de cáncer de estómago y colorrectal. También preste atención a los rellenos de carne que pueden contener glutamato monosódico, lo que podría provocar la muerte de las células nerviosas o nerviosas.

Harina refinada: eleva los niveles de azúcar en sangre

La harina refinada, o harina blanca, se utiliza para la preparación de muchos alimentos envasados. Es un producto que contiene un nivel excesivo de carbohidratos: el consumo excesivo y regular de harina refinada se asocia al aumento de casos de cáncer de mama.

Este alimento también tiene un índice glucémico alto que aumenta los niveles de azúcar en sangre, favoreciendo el desarrollo de células cancerosas. El consejo, por tanto, es preferir los cereales integrales y preparar algunos alimentos en casa, evitando los procesados ​​o empanizados. La harina de 00 aumentaría la insulina, el azúcar en sangre y los factores de crecimiento, elementos que favorecerían la posibilidad de contraer cáncer.

Azúcar refinada y bebidas gaseosas que aumentan la insulina

El azúcar refinado, o azúcar blanco, también aumenta la insulina y por tanto la posibilidad de desarrollar células cancerosas en nuestro organismo. Tenga cuidado con los alimentos que contienen fructosa y jarabe de maíz, especialmente galletas, jugos de frutas envasados, salsas, pasteles, refrescos y cereales para el desayuno.

No subestime el peligro de los edulcorantes artificiales, que se utilizan a menudo en lugar del azúcar: el consumo regular de estos edulcorantes puede provocar aumento de peso y dificultar la regulación de los niveles de azúcar en sangre. También contienen aspartamo, una sustancia química considerada cancerígena y, por tanto, debe evitarse. Para endulzar mejor usa stevia o miel orgánica.

Los refrescos también contienen una gran cantidad de azúcar, lo mismo ocurre con las bebidas «light», también son ricas en aditivos químicos, colorantes, etc. Las bebidas carbonatadas acidifican el cuerpo y funcionan como alimento para las células canceroso.

Alcohol: aumenta el riesgo de cáncer de mama y de hígado

El alcohol es uno de los alimentos más asociados al cáncer, en particular favorecería el desarrollo de cáncer de mama e hígado, así como cáncer de estómago y colon. Entre las nuevas recomendaciones de la WCRF, está precisamente la de eliminar del todo el alcohol, mientras que hace unos diez años solo se recomendaba limitar su consumo.

Si realmente no puedes prescindir de vino o cerveza, no superes los 20 gramos diarios, para los hombres, que corresponde a 2 copas, eligiendo un vino de fuerza media, y 10 gramos para las mujeres, una copa al día. Tenga en cuenta que una copa de vino contiene la cantidad de alcohol de una copa de licor de 40 ml y una lata de cerveza.

Sal y alimentos enlatados conservados con sal: pueden causar cáncer de estómago

En cuanto a la sal, se aconseja limitar su consumo a 5 gramos por día, es decir, 1 cucharadita, minimizando el consumo de alimentos en escabeche, es decir, conservados en una solución de agua y sal de cocina, y de alimentos procesados ​​con el sal, como jamón crudo: 100 gramos de producto contienen más sal de la que podemos consumir en un día entero.

Con respecto a los alimentos enlatados, recientemente ha surgido el problema de los disruptores endocrinos como el bisfenol A, considerado factor de riesgo para algunos cánceres, aunque aún no hay indicaciones. Sin embargo, la WCRF recomienda evitar todos los alimentos conservados con sal y preferir aquellos que no utilizan este método, como congelación, secado, fermentación.

Aceites hidrogenados: disminuyen la respuesta inmunitaria del organismo

Los aceites hidrogenados se utilizan para la conservación de los alimentos procesados, para mantenerlos estables. Los alimentos más habituales que los contienen son la margarina, los helados, la comida rápida o los alimentos envasados. Estas grasas alteran la estructura de las membranas celulares del cuerpo, causando enfermedades debilitantes, incluido el cáncer, también porque disminuyen la respuesta inmunitaria del cuerpo.

Aunque muchos productos se reemplazan por alternativas consideradas más seguras, todavía hay muchos alimentos que los contienen. Antes de comprar un producto, asegúrese de que las grasas trans no estén incluidas en la información nutricional.

¿Cuáles son los alimentos que protegen contra el cáncer?

Para prevenir el cáncer, es aconsejable basar la dieta en alimentos de origen vegetal y alimentos sin refinar industrialmente. Por ello, prefiera los cereales integrales, las legumbres, las verduras, el pescado azul, todos alimentos típicos de la dieta mediterránea. El tomate, por ejemplo, contiene licopeno, una sustancia que nos protege del cáncer.

Para realizar esta importante acción protectora también hay brócoli, col, judías verdes, calabaza, verduras de hoja verde, patatas, legumbres, espárragos, alcachofas, setas, mientras que entre la fruta encontramos albaricoques, fresas, frambuesas, uvas, melón, sandía, arándanos . Además, el ajo, la cebolla, el puerro y la chalota ayudan a estabilizar el ADN de las células sanas, llevando a cabo una acción preventiva especialmente contra el cáncer de esófago y estómago.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba