*Apoyado por MerckCáncer de cabeza y cuello

Sobre el cáncer de cabeza y cuello: datos que debes conocer

Los cánceres de cabeza y cuello afectan aproximadamente a 65.000 personas en los Estados Unidos cada año. Excluyendo los cánceres de piel y de glándula tiroides,> 90% de las neoplasias malignas de cabeza y cuello son carcinomas de células escamosas (epidermoides); entre el resto, la mayoría son adenocarcinomas, sarcomas y linfomas.

Las localizaciones más comunes de los tumores de la región cérvico-cefálica son:

  • Laringe (región supraglótica, glótica y subglótica)
  • Cavidad bucal (cuerpo de la lengua, piso de la boca, paladar duro, mucosa bucal y crestas alveolares)
  • Orofaringe (paredes faríngeas posterior y lateral, base de la lengua, amígdalas palatinas y paladar blando)

Los sitios menos comunes incluyen la nasofaringe, los conductos nasales y los senos nasales, la hipofaringe y las glándulas salivales .

Otros sitios de cánceres de cabeza y cuello son:

  • Tumores intracraneales en adultos y niños
  • De la glándula tiroides
  • De la órbita y tumores que afectan la retina
  • Neuromas acústicos
  • Tumores de piel

La incidencia de cánceres de cabeza y cuello aumenta con la edad. Aunque la mayoría de los pacientes tienen entre 50 y 70 años, la incidencia entre los más jóvenes está aumentando, relacionada con los cánceres (principalmente orofaríngeos) causados ​​por la infección por el virus del papiloma humano. El cáncer de cabeza y cuello es más común entre los hombres que entre las mujeres, al menos en parte porque los hombres fumadores continúan superando en número a las mujeres y porque la infección oral por el virus del papiloma humano es más común en los hombres.

Antecedentes a tener en cuenta

La gran mayoría, aproximadamente el 85% o más, de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello tienen antecedentes de alcohol, tabaco o ambos. Los consumidores intensivos de tabaco y alcohol a largo plazo tienen un riesgo 40 veces mayor de desarrollar carcinoma de células escamosas. Otras posibles causas incluyen: uso de rapé o tabaco de mascar, exposición a la luz solar, exposición a rayos X para el diagnóstico de cabeza y cuello, ciertos tipos de infecciones virales, aparatos dentales inadecuados, infección crónica por cándida y mala higiene bucal.

También la exposición prolongada a la luz solar y la infección por el virus del papiloma humano  están asociados con el carcinoma de células escamosas de la cabeza y el cuello, y en particular de la orofaringe. El aumento de los cánceres relacionados con el virus del papiloma humano ha dado como resultado un aumento global en la incidencia de cáncer de orofaringe, que de otro modo se esperaría que disminuya debido a la reducción de los hábitos de fumar observados durante las últimas 2 décadas. El mecanismo de la oncogénesis mediada por virus puede diferir de las vías de la oncogénesis relacionada con el tabaco.

Los pacientes que han sido tratados previamente con radioterapia para el acné, hipertricosis facial, agrandamiento del timo o hipertrofia de las amígdalas y adenoides están predispuestos a desarrollar tumores de tiroides, glándulas salivales y salivares benignos.

El virus de Epstein-Barr juega un papel en la patogenia del cáncer de nasofaringe, los niveles séricos de algunas de sus proteínas virales podrían ser un marcador de recaída.

Prevención

Eliminar los factores de riesgo es clave. Todos los pacientes deben dejar de consumir tabaco y limitar el consumo de alcohol. Esto también contribuye a la prevención de recaídas en pacientes con cáncer de laringe. Se desarrolla un nuevo tumor primario en aproximadamente el 5% de los pacientes / año (hasta un riesgo máximo de aproximadamente el 20%); el riesgo es menor en quienes dejan de consumir tabaco.

Las vacunas actuales contra el virus del papiloma humano se dirigen a determinadas cepas implicadas en el cáncer de orofaringe. Se puede esperar que las campañas de vacunación actualmente en curso reduzcan la incidencia de este cáncer.

El cáncer de labio inferior se puede prevenir mediante el uso de protectores solares y dejando de fumar. Dado que el 60% de los cánceres de cabeza y cuello están avanzados (estadio III o IV) en el momento del diagnóstico, la estrategia más prometedora para reducir la morbilidad y la mortalidad es un examen de rutina cuidadoso de la cavidad oral.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba