*Apoyado por LeucemiaCánceresLeucemia

Te contamos la relación del síndrome de Down con la leucemia

Uno de los mayores miedos que tienen los padres de niños con síndrome de Down es que, de acuerdo a la literatura médica-científica, tendrían mayor riesgo de desarrollar leucemia. ¿Lo sabías? Hoy te explicaremos qué significa cada condición y los posibles vínculos que podrían tener.

Lo primero que debes saber es que el síndrome de Down se evidencia mediante un conjunto de síntomas que se presentan juntos, ocasiona una alteración congénita ligada a la triplicación total o parcial del cromosoma 21 y que podría estar relacionada a retraso mental, de crecimiento y produciría determinadas anomalías físicas.

Por su parte, la leucemia es un tipo de cáncer que se produce en los tejidos que forman la sangre en el organismo, incluso la médula ósea y el sistema linfático.

Su relación

Existen diversos estudios que ratifican que la mayoría de los casos de leucemia en el síndrome de Down se presentan en los primeros 5 años de vida. Además, en los 3 primeros años, las leucemias más frecuentes en los infantes es la leucemia mieloide aguda.

Cabe recordar que mientras que esta enfermedad afecta de manera generan a la población infantil general, la mitad de las leucemias agudas que ocurren en niños con síndrome de Down son de estirpe mieloide y, dentro de ellas, un 50% corresponden a la leucemia megacarioblástica o M-7. En un reciente estudio se encontró que:

“La frecuencia de leucemia megacarioblástica o M-7 en la población infantil con síndrome de Down es de 200 a 300 veces mayor que en la población que no lo tiene. Pasados los 3 primeros años, el 80% de las leucemias se presentan en la forma de LLA y el 20% en la forma de LANL”, informa la Fundación Iberoamericana Down 21.

Además, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer (NIH por sus siglas en inglés), los pequeños que nacen con síndrome de Down tienen un riesgo de leucemia 10 a 20 veces más alto que los niños sin la condición. ¿Cuál es la más común? Los NIH explican:

“La proporción de la leucemia linfoblástica aguda frente a la leucemia mieloide aguda (LMA) es típica para la leucemia aguda infantil. La excepción ocurre durante los 3 primeros años de vida, cuando predomina la LMA, en especial, el subtipo megacarioblástico. Estos riesgos parecen ser similares sin importar si el niño tiene características fenotípicas del síndrome de Down o si solo tiene mosaicismo genético en la médula ósea”, precisa la organización estadounidense.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba