*Sobrevivientes

El poder de la mente: cómo Vanessa ha enfrentado el cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas es el más letal del mundo; solo un 5% de los pacientes sobreviven más de cinco años tras el diagnóstico, y el 75% no supera el primer año.

Con apenas treinta y ocho años de edad, Vanessa fue diagnosticada con cáncer de páncreas. Para ella y su familia fue una enorme sorpresa debido a que ella siempre había llevado una vida activa, realizaba ejercicio físico y tenía una buena alimentación.

«Yo me sentía muy agotada y pasaba mucho tiempo con sueño. Un día, sin ser asmática, tuve un episodio de dificultad respiratoria y yo misma decidí ir al médico para que me evaluara», nos comenta sobre sus primeras experiencias con la enfermedad.

Cuando descubrió lo que ocurría

El diagnóstico no se hizo esperar y Vanessa descubrió que tenía uno de los cánceres más agresivos. Ella nos asegura que los primeros momentos fueron difíciles, pero que ella decidió afrontarlo y no perder la esperanza a pesar de todo.

«Hay que tener mucho coraje», nos afirma. Y es que descubrir que en este tipo de cáncer la tasa de supervivencia es de tan solo cinco años es una noticia muy desalentadora.

No obstante, Vanessa decidió luchar y no perder tiempo alguno para recibir ayuda médica. En pocos días ya tomaba un vuelo a Chicago para recibir atención.

«Tuve que dejar a mi familia, a mi hija y todo lo que tenía en Puerto Rico», narra Vanessa.

En menos de un mes fue operada pues, adicionalmente, su riñón izquierdo había dejado de funcionar por la compresión realizada por el tumor. La cirugía de pancreatectomía distal duró trece horas, nos comenta.

«Me removieron el cuerpo y la cola del páncreas. Me dejaron solamente el 33% del páncreas. Me extirparon también el bazo y la vesícula. Adicionalmente, en la operación se dieron cuenta que el tumor también se había extendido hasta el colon. También me tuvieron que extraer el colon»

cuenta Vanessa.

Nuestra mente es poderosa

Después de la cirugía donde se extirpó parte del tumor, Vanessa inició su tratamiento con quimioterapias durante seis meses. Terapias que fueron muy bien toleradas por ella y que, según nos cuenta, considera que se debió en gran parte a su mente.

«A mí casi no se me cayó el cabello y nunca tuve vómitos. Yo decía que eso eran solo vitaminas. Aunque veía cómo poco a poco mi cabello y mis uñas se caían, yo seguía arreglándome. Es importante que en estos procesos hagamos lo que nos gusta», confesó.

Según nos cuenta, a pesar de que eran tiempos muy difíciles, ese tiempo lo dedicó a ella misma. Afortunadamente, el nivel de su cáncer se redujo gracias a este tratamiento y no fue necesario recurrir a las radiaciones.

Superando las expectativas

Ya han pasado ocho años desde que Vanessa fue diagnosticada con cáncer; y aunque la tasa de supervivencia para su enfermedad es al menos cinco años, ella sigue aquí disfrutando los regalos que le da su vida.

A pesar de que el cáncer le ha provocado llevar una vida menos activa ella ha querido ver el lado bueno de la enfermedad y considerarla un cambio positivo en su manera de ver la vida. «Ahora veo el mundo desde otro punto de vista», comenta Vanessa.

Su mensaje para todos

«Somos humanos y sé que una noticia difícil, cualquiera que sea, nos afecta. Pero hay que afrontarlo. Yo tuve mis días difíciles pero quería que me vieran como una mujer valiente. De nada me servía quejarme. Una persona con cáncer no puede estar deprimida. Tiene que estar bien y siempre positiva. Los problemas debemos afrontarlos y cambiar nuestra mentalidad»,

finalizó Vanessa.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba