*Apoyado por LeucemiaCáncerLeucemia

Conoce los factores de riesgo más comunes de leucemia mieloide aguda

Una de las dudas más frecuentes sobre la leucemia mieloide aguda (AML, por sus siglas en inglés) son los factores de riesgo que predisponen a los pacientes a desarrollar la enfermedad. Sin embargo, tener uno o varios factores de riesgo no significa que la persona padecerá la enfermedad. Además, muchas personas padecen cáncer sin tener ningún factor de riesgo conocido.

Sobre el tema, BeHealth entrevistó al Dr. Robert Hunter Mellado, hematólogo oncólogo, quien desmitifica varios de los mitos que rondan en las personas sobre el tema y dejó claro los factores más comunes en esta enfermedad oncológica.

El especialista inició diciendo las estadísticas de prevalencia de la AML. Según el Dr. Hunter, “la leucemia aguda es responsable de quizás el 30 por ciento de todas las leucemias que vemos y es responsable del 1 por ciento de los cánceres. En general tiene una incidencia alrededor de 4 por cada 100 mil habitantes, depende de la edad. En pacientes mayores de 60 años la incidencia puede ser de 6 o 7 por cien mil y aquellos que son menores de 20 años, la incidencia es menos de 1 por cien mil”, explicó el oncólogo.

Factores de riesgo más frecuentes

Una vez reveló la incidencia de la condición, el especialista se refirió a los factores de riesgo y aseguró que muchos de ellos están relacionados con la calidad de vida que posee el paciente.

“Eso en realidad tiene tiene mucho que ver con la exposición a la vida, a los elementos químicos, a los solventes, a todas estas cosas que puede uno estar envuelto. También se sabe que el hombre tiene una incidencia un poco más alta que la mujer. Hay factores en el historial que son bien importantes, como haber estado expuesto a agente neoplásico, a quimioterapia o a radiación, que se sabe que suben la incidencia porque son agentes mutágenos que inducen cáncer y la leucemia no es una excepción”, expresó el Dr. Hunter.

Prosiguió, asegurando que las personas que se desempeñan en ciertas labores y “no se toman las debidas protecciones” cuando se relacionan con solventes químicos “pueden, a través de la piel, absorber esas sustancias y causar algún daño al sistema genético”.

En ese aparte, el galeno también mencionó que los bebés que nacen con desórdenes genéticos como el síndrome de Down tienen mayor probabilidad de ser diagnosticados con leucemia mieloide aguda, 

“Con el historial, muchas veces podemos descifrar qué es lo que está pasando con la evaluación de la sangre y la médula y la morfología y los demás elementos. Podemos clasificarla si tenemos la ventaja de tener la tecnología, de estudiar las mutaciones y el tipo de cambio genético, podemos clasificar y empezar un tratamiento que esté estrictamente precisado para la naturaleza de la enfermedad de cada paciente”, recalcó el médico.

Cómo diferenciar leucemia mieloide aguda de las demás

En otros apartes de la entrevista, el Dr. Robert dio algunos detalles sobre los métodos diagnósticos para determinar que un paciente sufre AML y no otro tipo de cáncer. 

“La leucemia aguda tiene una historia natural mucho más rápida. Es un crecimiento anormal de células inmaduras en la sangre y por ende viene en una disminución radical en los elementos formados de la sangre. Los elementos formados son las plaquetas, la hemoglobina, los glóbulos blancos maduros como son los neutrófilos. Lo que vemos circulando son células inmaduras y esto se pueden distinguir con bastante facilidad bajo el microscopio. Tanto en la sangre periférica como en la médula utilizando la morfología. Con esta información, en la mayoría de los casos sabemos que es una leucemia mieloide. De ahí, se procede a extraer la médula ósea,  que es aspirar sangre del hueso para hacer todas las demás pruebas para esta enfermedad”, enfatizó el Dr. Robert Hunter en diálogo con BeHealth.

Revive la explicación completa del Dr. Hunter a continuación

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba