Cáncer de mamaCánceres

Cáncer de mama: etapas y terapias

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la población femenina y se clasifica en cinco etapas. Las diferencias afectan a las tasas de supervivencia.

La evolución del cáncer de mama se divide en cinco etapas. La etapa indica cuán lejos se ha extendido el tumor de su sitio original. La etapa o estadio (extensión) del cáncer de seno es un factor importante para tomar decisiones sobre sus opciones de tratamiento. En general, entre más se haya extendido el cáncer de seno, más tratamiento probablemente necesitará. No obstante, otros factores también pueden ser importantes, tales como:


Estadio 0

El estadio 0 indica tanto carcinomas ductales como lobulares en el lugar.

Estadio 1

 La etapa 1 se refiere a los tumores en las primeras etapas, que miden menos de 2 centímetros, han pasado las paredes de los conductos galactóforos o lóbulos de los que se originaron, pero no se han propagado a los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.

El tratamiento de estas formas de cáncer consiste en la eliminación quirúrgica de la formación. La cirugía de primera elección es la menos invasiva posible en relación con las características del tumor: para los tumores muy pequeños se puede optar por la tumorectomía, es decir, la extirpación solo del tumor y de un pequeño borde de tejido normal que lo rodea.

Con mayor frecuencia es necesario realizar una cuadrantectomía (es decir, la extirpación de aproximadamente una cuarta parte del seno). En estos casos, después de la cirugía, la radioterapia es necesaria. Cuando el tumor, aunque pequeño, está presente en varios sitios o existen factores de riesgo particulares, se debe realizar una mastectomía.

En este caso, la radioterapia no es necesaria. En el caso de los tumores en fase 1, siempre se requiere una biopsia del ganglio centinela. Las tasas de supervivencia a 5 años para los tumores de mama identificados en la etapa 1 están cerca del 100%.

Estadio 2

La fase 2 indica tumores en una etapa más avanzada pero con una excelente respuesta al tratamiento. Puede tratarse de tumores de tamaño medio (de 2 a más de 5 centímetros) que no se han extendido a los ganglios linfáticos o de tumores más pequeños (hasta 5 centímetros) que ya han alcanzado los nódulos linfáticos.

El tratamiento de los tumores en esta etapa incluye la cuadrantectomía seguida de radioterapia como primera opción. Para los tumores más grandes se utiliza la mastectomía (en algunos casos puede seguir la radioterapia). Dependiendo de la afectación de los ganglios linfáticos, puede ser necesario vaciar el cable axilar.

El tratamiento del cáncer de mama en esta etapa también implica la toma de medicamentos hormonales si el tumor ha dado positivo para los receptores hormonales o medicamentos de objetivo molecular (trastuzumab) si es positivo para los receptores de HER2. La supervivencia a cinco años para el cáncer de mama en etapa 2 es de más del 85 por ciento.

Estadio 3

Los tumores de la etapa 3 son tumores localmente avanzados. Independientemente de su tamaño, se han propagado a los nódulos linfáticos o a las áreas cercanas a la mama (piel, pared torácica debajo de la mama). El tratamiento de los tumores de mama en esta etapa es más complejo que el utilizado en las fases iniciales.

Normalmente el primer paso es la quimioterapia neoadyuvante, es decir, realizada antes de la cirugía para reducir el tamaño de la masa. A esto le sigue una cirugía que, dependiendo del tamaño y otras características del tumor, puede ser conservadora (cuadrantectomía) o radical (mastectomía). Casi siempre es necesario vaciar la cavidad axilar.

Después de la cirugía es necesario someterse a radioterapia y a menudo a quimioterapia. Cuando las características moleculares del tumor lo permiten, la terapia hormonal y/o el trastuzumab también son necesarios. La supervivencia a cinco años para los tumores en etapa 3 es un poco menos del 60 por ciento.

Estadio 4

La etapa 4 indica tumores metastásicos que se han extendido a otros órganos: los huesos, el hígado y los pulmones son los sitios más frecuentes. El diagnóstico de cáncer de mama metastásico es grave, pero no es una sentencia de muerte.

Hoy en día la esperanza de vida media es cercana a los cinco años, pero es un hecho que esconde una gran variabilidad condicionada por la extensión del tumor, por los órganos afectados, por sus características, por la respuesta a las terapias, por la edad y por el estado de salud del paciente. Igualmente variable es la terapia indicada para los tumores en esta fase que, sin embargo, siempre es general.

Dependiendo de las características del tumor y de la localización de las metástasis, puede incluir quimioterapia, radioterapia, terapia hormonal, drogas biológicas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba