CánceresOtros cánceres

Avances en el tratamiento de cáncer testicular

El cáncer de testículo es uno de los de menor incidencia en los hombres y es protagonista actualmente de uno de los mayores éxitos de la quimioterapia antineoplásica debido a la «introducción del cisplatino, dada su enorme curabilidad y relativa facilidad de su diagnóstico, siempre que la población al riesgo (de los 18 a los 40 años) esté avisada al respecto», mencionó la reciente Newletter de FEFOC, una fundación contra el cáncer con sede en Barcelona, España.

En cuanto al soporte a los pacientes de estos tipos de cánceres, como es el de próstata, precisaron que es evidente «que la agresividad del tratamiento hormonal respecto a la calidad de vida, nos debe hacer reflexionar acerca de si proporcionamos el debido soporte a dichos pacientes».


El objetivo principal es entonces la información y la estimulación, especialmente a hombres entre 18 y 40 años, para que se examinen mensualmente sus testículos, ya que, entre estas edades se halla la mayor incidencia.

Aunque un aspecto positivo es que se trata del cáncer con mejor pronóstico, con una supervivencia del 95% de afectados, más allá de los 5 años del diagnóstico, prácticamente curados en su mayoría.

Factores de riesgo

FEFOC señala los siguientes factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Criptorquidia, o falta de descenso del testículo al escroto.
  • Mayor riesgo si hay casos en familiares directos, aunque son pocos los casos familiares.
  • Hombres diagnosticados con SIDA
  • Personas que han tenido cáncer de testículo tienen mayor riesgo que la población sin este antecedente de padecerlo en el otro testículo.

Avances en la medicina

Con este tipo de cáncer se ha conseguido uno de los avances más importantes de la quimioterapia mediante la asociación de tres medicamentos, vinblastina, bleomicina y cisplatino, especialmente este
último, menciona FEFOC.

«Como casi siempre, la quimioterapia conlleva problemas secundarios importantes, por lo que, en la actualidad, se investigan opciones menos traumáticas; pero nadie le quita, a esta arma terapéutica, el enorme éxito obtenido en CT., parecido al que en su día se obtuvo con la asociación de vincristina-prednisona en la leucemia aguda linfoblástica, de un modo sobresaliente en niños».

Por tanto, señalan la importancia de que los hombres, especialmente los jóvenes, vigilen sus testículos. Si se advierte un aumento de tamaño, consistencia o bulto en uno o ambos testículos deben recurrir a su médico.

«Si el médico considera sospechoso el cambio detectado en el testículo, pedirá estudios por la imagen y, eventualmente, biopsia de la zona sospechosa. Si se confirma el diagnóstico de CT, entraremos en el tratamiento, que combina diversos medios, con muy buenos resultados».

Fuente: FEFOC

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba