Cáncer de mama

ABC de la mamografía: mitos y realidades

Una mamografía de detección es un tipo de mamograma que la examina cuando no hay síntomas. Puede ayudar a reducir el número de fallecimientos debido a este cáncer en las mujeres de 40 a 70 años. 

Para abordar más sobre este tema, BeHealth se reunió con la doctora Yania López, radióloga especialista en imágenes de la mujer.


«Generalmente los síntomas del cáncer de mama se evidencian en etapas más avanzadas y nosotros queremos encontrar ese cáncer antes de que presenten algún síntoma», refirió la galena. De ahí la importancia de los chequeos oportunos.

Cuando el cáncer está más avanzado, los síntomas comunes son una masa palpable, un bulto, cambios en la piel o enrojecimiento. Además, la piel puede engrosarse, el pezón retractarse y expulsar líquidos claros o en forma de sangre.

La idea es entonces evitar el avance del cáncer antes de que se evidencien estos síntomas, para eso es entonces la mamografía.

«Con la mamografía de cernimiento que hacemos anualmente lo que queremos es encontrar ese cáncer de forma temprana. Las recomendaciones son que las mujeres de riesgo promedio, comiencen a hacerse mamografía anualmente a partir de los 40 años: en los pacientes con riesgo más alto, a partir de los 30 años de edad. De manera que si tenemos una paciente de más alto riesgo podemos empezar las intervenciones de una forma más temprana. A partir de los 20 años todas las mujeres deben conocer cómo se palpan los senos y conozcamos nuestro riesgo de padecer cáncer de mama», explicó la especialista.

En cuanto a los temores existentes respecto a los niveles de radiación en la mamografía, la doctora explicó que si bien este procedimiento se realiza con rayos X y radiación, esta es muy baja. «La radiación que se recibe estando en un avión es incluso mayor a la recibida en una mamografía», explicó la doctora López.

«La gente le tiene mucho miedo a la radiación y lo que es importante es que entendamos cuándo es que la radiación causa un problema, y es cuando damos dosis altas de radiación en un corto periodo de tiempo por eso en el tratamiento contra el cáncer lo que hacemos es dar dosis bien altas de radiación para dañar el ADN de las células para que la célula no tenga tiempo a regenerarse», explicó.

La mamografía es entonces la herramienta principal para el diagnóstico de cáncer de mama y que disminuye la mortalidad por esta condición, aunque hay otras herramientas complementarias que ayudan al diagnóstico como la sonomamografía o el estudio por resonancia magnética para pacientes de alto riesgo. Adicionalmente, la herramienta más novedosa es la mamografía con contraste.

«Es importante es que entendamos cuál es nuestro riesgo de padecer cáncer de mama; cualquier persona con tejido mamario puede padecer cáncer de mama y en eso están incluidos los hombres», precisó la radióloga.

Y, si bien el factor genético no es modificable, también resaltó hábitos saludables que nos ayudan a disminuir el riesgo de cáncer como una alimentación sana, el peso saludable y limitar el consumo de alcohol.

Finalmente, envió un mensaje de autocuidado a todas las mujeres:

«Las mujeres tenemos un montón de responsabilidades, pero es muy importante ponernos primero y estar seguras que estamos bien nosotras para que podamos seguir dando todo que damos a lo que nos rodean».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba