Cáncer de pulmónCánceres

Estos son los exámenes que permiten detectar el cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es considerado la primera causa de muerte entre los diferentes tipos de cáncer que existen en los Estados Unidos. Además, es el tercer tipo más común de cáncer aparte del cáncer de piel.

Este tipo de cáncer es a su vez, la principal causa de muerte en hombres y mujeres. 

Fumar es el factor de riesgo más importante en este tipo de cáncer y el consumo de cigarrillos, habanos o pipas genera un aumento en el riesgo de padecerlo. 

El tabaquismo genera nueve de cada 10 casos de cáncer de pulmón en hombres y ocho de cada 10 casos de este tipo de cáncer en las mujeres de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer. 

El cáncer de pulmón de células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas son los dos tipos de cáncer que afectan este órgano del cuerpo.

Prevención

Así como existen algunos factores que se consideran de riesgo para generar cualquier tipo de cáncer existen otros factores de protección que pueden ayudar a prevenirlo, pero esto no siempre es posible, especialmente en los casos en los que se presenta al heredar ciertos genes. 

Entre los factores de protección para este tipo de cáncer se recomienda:
  • No fumar
  • Actividad física y adecuada alimentación
  • Dejar de fumar
  • Menor exposición a factores de riesgo en el lugar de trabajo
  • Reducción de la exposición al radón

Exámenes de detección

Muchos de los exámenes de detección permiten verificar la presencia de este tipo de cáncer incluso antes de que la persona llegue a presentar algún tipo de síntomas lo que permite ofrecer un tratamiento de forma temprana. 

Un hallazgo temprano de tejido anormal o de cualquier tipo de cáncer facilita su tratamiento e impide que el mismo empiece a diseminarse por diferentes partes del cuerpo. 

Si el resultado de un examen de detección es anormal su médico puede sugerir otras pruebas para confirmar un diagnóstico de cáncer. 

Tipos de exámenes de detección

Descubrir el cáncer en estadio temprano permite a la persona vivir más tiempo o disminuye la probabilidad de que la persona muera como consecuencia de la enfermedad. 

Entre los exámenes de detección para el cáncer de pulmón se destacan: 

Tomografía computarizada (TC)  de dosis baja o TC en espiral: apoyados en unas dosis bajas de radiación, especialistas buscan crear una serie de imágenes detalladas del área interior del cuerpo siguiendo un recorrido en forma de espiral.

Radiografía del tórax, órganos y huesos del interior del tórax. Los rayos equis traspasan el cuerpo y proyectan una imagen de las áreas del interior del cuerpo evidenciando las zonas afectadas. 

Estudio citológico del esputo. Especialistas recopilan una muestra de esputo (moco que se expulsa de los pulmones al toser) y al ser analizado bajo microscopio, se puede evidenciar si hay presencia de células cancerosas.

De acuerdo con el Instituto Nacional del cáncer “ El examen de detección con TC de dosis bajas ha mostrado disminuir el riesgo de muerte por cáncer de pulmón en los fumadores empedernidos”.

El Instituto señala que este tipo de pruebas tomadas una vez al año por tres años, permitió detectar este tipo de cáncer en un estadio temprano siendo mejor que las radiografías del tórax y logrando disminuir así la muerte por ese tipo de cáncer especialmente de fumadores actuales y de ex fumadores empedernidos. 

Los fumadores que son sometidos a este tipo de pruebas en los que se muestran signos de una posible presencia de cáncer muestran una intención por dejar de fumar.

Con información Instituto Nacional de Cáncer

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba