behealthoncologia
*Apoyado por LeucemiaCuidadoresPacientes

Entre expectativas y realidades: el impacto emocional del diagnóstico de cáncer

En el difícil trayecto del diagnóstico de una enfermedad, particularmente el ncer, se desatan una serie de emociones complejas. La tristeza y el dolor son acompañantes inevitables, pero también se experimenta una sensación abrumadora de impotencia. La voluntad de hacer todo por la persona afectada choca con la cruda realidad: «cada paciente es un universo único, y las reacciones a tratamientos como la quimioterapia varían enormemente».

Lily García, una voz íntegra y reflexiva, comparte su experiencia sobre el impacto emocional al recibir el diagnóstico de un ser querido. En este camino lleno de desafíos, las palabras se entretejen con las emociones, delineando la complejidad de enfrentar la enfermedad.

De acuerdo con Lily, el enfrentamiento de estas situaciones lleva a un fenómeno común: el desajuste entre nuestras expectativas de apoyo y la realidad que enfrenta la persona enferma. Esta discrepancia puede llevar a extremos, «como la evasión de la situación, especialmente notable en algunos hombres que encuentran difícil confrontar estas realidades emocionales».

«No es que no quiera a su madre, ni que sea insensible; a veces, simplemente no tienen las herramientas emocionales porque, como hombre, llorar o demostrar debilidad no es aceptado socialmente».

La experiencia es diferente para las mujeres, quienes, aunque se les concede más permiso para expresar emociones, aún enfrentan presiones sociales. El dilema se amplifica cuando ser fuerte y no mostrar debilidad se considera una medida de masculinidad. Situaciones como estas pueden llevar a relaciones distantes.

El desafío adicional radica en las sugerencias y soluciones bien intencionadas, pero a veces abrumadoras, de quienes desean ayudar. A menudo, la persona afectada se ve en la encrucijada de aceptar ofertas sin querer parecer mal agradecida. Sin embargo, «es esencial comprender que cada individuo necesita su propio proceso, y las ofertas de ayuda deben ir acompañadas de respeto al espacio y tiempo que cada persona requiere».

La tendencia a ofrecer soluciones conlleva su propio desafío. Lily recalca la importancia de respetar el espacio y el tiempo individual de cada persona, reconociendo que lo que funciona para uno puede no ser adecuado para otro.

«En lugar de insistir compulsivamente, es importante entender que cada individuo tiene sus propios mecanismos de afrontamiento.»

En momentos de impotencia, las palabras pueden ser escasas, pero el simple acto de escuchar se vuelve invaluable. Oraciones, energías positivas y pensamientos de luz ofrecen un apoyo significativo. Sin embargo, es fundamental no convertirse en un obstáculo mayor para quienes ya enfrentan momentos difíciles. Rodearse de personas que sumen y respetar los ritmos individuales son clave.

«No debemos tomarlo personal si la persona afectada no nos ha llamado. Respetar el espacio y los ritmos individuales es clave en estos momentos», exaltó Lily.

Al compartir un diagnóstico, el padecimiento sigue siendo del paciente, y es crucial respetar su experiencia sin juicios. Bajar la intensidad de las expectativas, reconocer la unicidad de cada proceso y ofrecer un hombro sin condiciones son actitudes fundamentales.

«Nuestra presencia debe ser un hombro disponible para ellos, permitiéndoles expresar sus emociones, ya sea llorando o compartiendo sus pensamientos», finalizó.

Te puede interesar: «La felicidad es una decisión personal»: los consejos de Lily García para pacientes felices
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba