behealthoncologia
CáncerCáncer de pielCánceresMelanoma

Cuidado de la piel: Tu mejor defensa contra el cáncer cutáneo

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cumple un papel vital en nuestra salud y bienestar. Sin embargo, a menudo subestimamos la importancia de cuidarla adecuadamente. En particular, el cuidado de la piel adquiere una relevancia aún mayor cuando se trata de prevenir el cáncer de piel, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común, pero también es uno de los más prevenibles. La exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV), ya sea del sol o de fuentes artificiales como las camas de bronceado, es el principal factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad.

Para hablar sobre este tema, BeHealth realizó una entrevista exclusiva con el Dr. Fitzgeraldo Sánchez, reconocido dermatólogo de Puerto Rico. El especialista precisó que, si bien tomar el sol es beneficioso, debido a la obtención de vitamina D, hay que tener claridad de que existen diferentes tipos de cáncer de piel. 

“El cáncer más común es el carcinoma basocelular, seguido por el carcinoma escamoso, pero hoy nos centraremos en el melanoma maligno, el más peligroso de todos”, especificó.

¿Cómo se manifiesta el melanoma? 

En su mayoría, el melanoma se manifiesta a través de un lunar que cambia con el tiempo. Puede ser un lunar existente que se modifica o puede aparecer uno nuevo

“Por ejemplo, podrías notar un lunar en tu hombro que era de color marrón y que lleva seis meses cambiando a un tono marrón amarillento, con bordes irregulares y que no sana adecuadamente. También podría presentar sangrado ocasional. Estos cambios son indicadores de una posible evolución maligna”, compartió el doctor Sánchez.

¿Cómo se diagnostica el melanoma?

Para el diagnóstico, lo más común es realizar una biopsia, donde se toma una parte del lunar para su posterior análisis por un patólogo. Así, en función de la profundidad y la clasificación del melanoma, se determina el siguiente paso a seguir. 

Si el melanoma es más superficial, se puede realizar una extirpación quirúrgica localizada. En casos más profundos, como los de estadio tres o cuatro, se requiere un enfoque más agresivo, incluso con la posibilidad de realizar biopsias de los ganglios linfáticos cercanos para verificar si el melanoma se ha diseminado a otras áreas del cuerpo. Esto nos indica que el melanoma puede convertirse en algo mucho más grave si no se trata a tiempo.

“La prevención y la detección temprana son fundamentales en cualquier enfermedad, incluido el melanoma. Es importante revisar nuestros lunares, examinar nuestro cuerpo y buscar signos de evolución utilizando el método ABCDE: asimetría, bordes irregulares, colores cambiantes, diámetro superior a 6 mm y evolución”, compartió el dermatólogo.

Asimismo, si se observa alguna de estas características es recomendable acudir al dermatólogo para un chequeo temprano. Cuanto antes se detecte, menor será la intervención necesaria y menos grave será la situación.

¿Podemos prevenir el melanoma?

La prevención también juega un papel crucial, especialmente en lugares donde el sol es intenso, como en Puerto Rico. Según recomendó el galeno, es esencial tratar de realizar actividades al aire libre temprano en la mañana o después de las tres o cuatro de la tarde, cuando el sol no es tan intenso. Además, es importante utilizar ropa protectora, gafas de sol y aplicar protector solar cada hora o dos horas. Si esto resulta complicado, la ropa protectora puede ser una buena alternativa, ya que brinda una cobertura menos laboriosa.

“La autoexploración también es clave. Debes revisarte la piel regularmente para detectar posibles cambios en los lunares y acudir al dermatólogo al menos cada seis meses o cada año para un examen de piel profesional”, agregó también el especialista. 

En cuanto a los protectores solares, el doctor explicó que la diferencia entre un factor de protección solar (FPS) de 30 y 50 es mínima en términos de protección. Después de FPS 30, la diferencia se reduce a cuestión de minutos. Se recomienda reaplicar el protector solar cada una o dos horas, especialmente si hay exposición prolongada al sol o sudoración intensa. En condiciones de alta humedad o actividad física intensa, como caminar bajo el sol o estar en la playa, se puede considerar reaplicar cada hora. El uso de ropa protectora también es altamente recomendado.

Estadísticas de melanoma en Puerto Rico

En cuanto a la incidencia de melanoma en Puerto Rico, es similar a la de Estados Unidos debido a la diversidad de tipos de piel presentes en la población. “Aquí abarcamos todo el espectro de tipos de piel, desde el tipo 1 (piel más clara y propensa a quemarse) hasta el tipo 5 y 6 (piel más oscura y resistente a quemarse)”. Adicionalmente, en la isla aproximadamente un 2.2% de la población total podría desarrollar melanoma, “una de las formas más agresivas de cáncer de piel”.

Otros cánceres de piel a tener en cuenta

Además del melanoma, existen otros tipos de cáncer de piel y el más común de todos es el carcinoma basocelular. A diferencia del melanoma, tiende a no metastatizarse, aunque en raras ocasiones puede hacerlo. Luego está el carcinoma escamoso, que se encuentra en un nivel intermedio. “Estos son los tres tipos más comunes: melanoma maligno, carcinoma basocelular y carcinoma escamoso”.

El carcinoma basocelular se distingue del melanoma en su apariencia. Puede tener colores similares a un melanoma y parecer un lunar, pero típicamente se presenta como una pequeña protuberancia en la piel, como una bolita de grasa. Suele encontrarse en áreas expuestas al sol, como la cara, el cuello, las manos y las piernas.

“En cuanto al carcinoma escamoso, también está relacionado principalmente con la exposición al sol, aunque también puede afectar a pacientes inmunocomprometidos. Se encuentra comúnmente en áreas expuestas al sol, como la cara, el cuello, los hombros, las manos, los brazos y las piernas”, refirió el entrevistado.

Según el doctor, respecto a las razas y el cáncer de piel, es un error creer que las personas de raza negra no pueden desarrollar cáncer de piel. Lo que ocurre es que las personas con tonos de piel más oscuros tienden a chequear su piel con menos frecuencia. “Si desarrollan un melanoma, puede ser menos visible y, por lo tanto, pasarse por alto”, resaltó.

Es importante que las personas de tonos de piel más oscuros también acudan a su dermatólogo y se hagan chequeos regulares de la piel. De hecho, se ha encontrado que en personas con tonos de piel más oscuros, los melanomas suelen diagnosticarse en etapas más avanzadas debido a la tendencia a ignorar los signos durante más tiempo.

“En términos dermatológicos, las consecuencias de un melanoma maligno no tratado pueden ser graves. Si no se trata, el melanoma puede metastatizar”.

Por ende, la detección temprana y la vigilancia regular de los lunares son fundamentales para evitar estas complicaciones. Se recomienda autoexaminarse la piel utilizando el método ABCDE una vez al mes, y acudir al dermatólogo cada seis o doce meses. Adicionalmente, aquellos que han sufrido quemaduras solares severas, como quemaduras con ampollas o insolación, deben visitar a su dermatólogo con mayor frecuencia. Realizar estas revisiones periódicas puede ayudar a evitar problemas futuros y detectar cualquier cambio sospechoso a tiempo.

Importancia de las campañas de concientización

Además, el doctor señaló la importancia de las campañas de concientización sobre el melanoma, las cuales tienen un efecto significativo en la población. La colaboración de diversas organizaciones en la difusión de información sobre la prevención, detección temprana y protección solar ha contribuido a aumentar la conciencia sobre el tema y fomentar conductas saludables para evitar el melanoma y otros tipos de cáncer de piel.

“Es importante crear conciencia sobre el melanoma y otros tipos de cáncer de piel. A veces, desafortunadamente, la atención pública se centra más en casos famosos. Sin embargo, la mayoría de las personas afectadas por el melanoma son personas comunes, como nuestras madres, abuelas, tías, amigos y vecinos. Necesitamos generar conciencia en todos los niveles de la sociedad”.

Para finalizar, comentó el doctor que la Sociedad Dermatológica de Puerto Rico está comprometida con la educación y se han unido esfuerzos para traer más dermatólogos a Puerto Rico, donde hay una gran necesidad de especialistas en esta área.

“En la Escuela de Medicina Ponce se ha acreditado un programa de Dermatología por parte del American College para entrenar a nuevos dermatólogos. También se están haciendo esfuerzos para retener a estos profesionales en la isla, colaborando con el gobierno de Puerto Rico, el Departamento de Salud, Medicare y el gobierno federal para obtener fondos y promover leyes que incentiven a los dermatólogos y médicos a quedarse y brindar sus servicios”.

Encuentra más información sobre los cánceres en Puerto Rico en nuestra nueva Revista BeOncología:

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba