*Apoyado por LeucemiaCáncerLeucemia

Primera trasplantada de médula ósea en Puerto Rico narra su experiencia

“En mi familia no había ningún cáncer diagnosticado, así que me convertí en la primera en la familia. Yo era una persona muy saludable, atendía mi salud, comida saludable y hacía ejercicio”, así describió Cindy Del Valle su estilo de vida previo al diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda que la obligó a convertirse en la primera paciente en recibir un trasplante de médula ósea en la isla. . 

Y es que el cáncer es una enfermedad que puede atacar a cualquier persona. En entrevista con BeHealth, Del Valle narró su experiencia como paciente de la condición y primera persona en recibir un trasplante de médula ósea en Puerto Rico.  

La paciente explicó que recibió el diagnóstico de la condición mediante un recuento sanguíneo completo (CBC). Aunque mantenía una vida saludable, comenzó a sentir fuertes dolores de cabeza frecuentes. 

“En un momento determinado empezó un dolor de cabeza bien fuerte. Tomaba analgésicos, pero no se me quitaba. Así que acudí al médico de familia y él fue quien me dio el primer paso para hacerme unos laboratorios”, expresó la entrevistada. 

Del Valle compartió que, una vez se realizó el examen, el laboratorio la comunicó en una hora para alertarle que debía repetir los estudios. “El papel del laboratorio decía ‘high panic’ en los glóbulos blancos específicamente. En aquel momento estaban en 43 mil. Me repitieron los laboratorios, volvieron a salir en 39 mil y de ahí me refieren a un hematólogo”, explicó. 

Cuando fue referida al hematólogo, Del Valle se sometió a otras pruebas que concretaron el diagnóstico de la leucemia linfoblástica aguda. Al recibir la noticia, su doctor la trasladó al Centro Médico en San Juan para recibir los tratamientos de emergencia. 

“Fueron 6 ciclos de quimioterapias, de 21 días cada uno, donde me daban unos días de descanso porque en un momento la condición se complicó por una bacteria y posteriormente una endocarditis”, ahondó la paciente sobre los desafíos que atravesó durante el tratamiento. 

Cuando culminaron las quimioterapias, Del Valle pensó que había terminado su tratamiento, pero no fue así. Su médico le indicó que debía someterse a un trasplante de médula ósea y su hermana fue su donante con un 100% de compatibilidad.  

“Lo mejor fue que no tuve que salir de Puerto Rico para recibir el tratamiento [de médula ósea]”, aseguró la paciente sobre cómo se sintió al ser la primera persona en someterse al proceso en Puerto Rico. 

Aunque la paciente reconoce que el proceso de la enfermedad es fuerte, asegura que la ciencia médica ha evolucionado y se han creado nuevas opciones:  

 «La noticia es bien fuerte cuando la recibimos. Pero, al ser la primera [trasplantada de médula ósea] posiblemente no había muchas alternativas. Pero, ya a 5 años la ciencia se ha adelantado bastante”, indicó. 

Del Valle explicó que es vital mantener una actitud positiva durante el tratamiento. “Tiene que haber una interacción positiva y dejarse llevar por los médicos y el equipo multidisciplinario que conocen el proceso”, puntualizó sobre la positividad y confianza en la facultad médica que se debe tener para sobrellevar la condición.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba