behealthoncologia
Leucemia

Superviviente de leucemia hoy es voluntaria ayudando a quienes reciben el diagnóstico

Cindy del Valle Malavé es una de las sobrevivientes de leucemia en Puerto Rico, quien hace cinco años fuese diagnosticada con leucemia y, según sus palabras, volvió a nacer.

Este fue el testimonio de Cindy desde el Centro Comprensivo del Cáncer en entrevista con BeHealth.

Ella recibió un trasplante de médula ósea al año de su diagnóstico y se convirtió en el primer trasplante alogénico de Puerto Rico en un adulto.

La fecha de su diagnóstico la recuerda exacta, el 26 de junio del 2016 y según refirió “fue como un balde de agua fría”.

Ella, quien practicaba ciclismo en ese entonces, comenzó a sentir mucho cansancio, a bajar de peso y fiebres nocturnas, pero creía que se debía al esfuerzo del deporte.

Fue un dolor de cabeza constante el motivo por el cual decidió visitar a su médico primario, quien le indicó la realización de un CBC. En el examen sus glóbulos blancos salían demasiado elevados:

“Él doctor me dijo que había que buscar un hematólogo oncólogo para exámenes más profundos”, narró Cindy.

Efectivamente, luego de los exámenes pertinentes, descubrieron que se trataba de una leucemia aguda linfoblástica.

“Rápidamente se hizo todo para que yo recibiera mi tratamiento lo antes posible y yo no entendía por qué. Y es que esta leucemia avanza rápidamente y en ese momento yo tenía un 62% de células cancerosas en mi cuerpo”.

Con cuarenta y seis años y tres hijos, afortunadamente dos de ellos ya independientes, Cindy se enfrentó a permanecer tres semanas en el hospital para sus sesiones de quimioterapia.

El proceso no fue sencillo, algunas quimios fueron dolorosas y traumáticas para ella, incluso adquirió una bacteria que también le provocó endocarditis.

Cuando entró en remisión creyó que todo habría acabado, sin embargo, los médicos le informaron que era candidata para trasplante de médula ósea porque podía recaer a futuro.

Afortunadamente, tuvo el apoyo de su familia y su esposo, quienes se turnaban para acompañarla.

Sobre su aprendizaje en este proceso como sobreviviente de leucemia comentó:

“No somos de hierro, estamos expuestos en cualquier momento una noticia así. Por eso es importante vivir al máximo y disfrutar de la familia. Si Dios me ha traído hasta aquí, Dios tiene un propósito para mí así que simplemente eso es lo que estoy haciendo”, sentenció sobre su voluntariado en hospitales para ayudar a pacientes con leucemia brindando información.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba