*Apoyado por Cáncer de Cabeza y CuelloCáncer de cabeza y cuelloCánceres

¿Cómo se detectan los cánceres de cabeza y cuello?

Una amplia variedad de cánceres se recogen bajo el término cáncer de cabeza y cuello. Los más comúnmente afectados son la laringe, la cavidad oral (boca) y la lengua. Los cánceres de cabeza y cuello pueden comenzar también en las glándulas salivales, pero los cánceres de estas glándulas son relativamente poco comunes. Las glándulas salivales contienen muchos tipos diferentes de células que pueden volverse cancerosas, de manera que existen muchos tipos diferentes de cáncer de glándulas salivales.

Síntomas

Desafortunadamente, las neoplasias malignas de cabeza y cuello a menudo se diagnostican en una etapa muy avanzada. Los síntomas iniciales suelen ser inespecíficos. Las quejas más típicas son dolor de garganta, incluso durante meses, dificultad para masticar, dificultad para tragar, ronquera crónica o cambios en la voz. Cuando aparecen estos síntomas es recomendable no esperar mucho sino buscar atención médica rápidamente.

¿Cómo se hace el diagnóstico de los cánceres de cabeza y cuello?

Para encontrar la causa de los signos o síntomas de un problema en la zona de la cabeza y del cuello, el médico evalúa los antecedentes médicos de la persona, lleva a cabo un examen físico y ordena pruebas de diagnóstico. Los exámenes y las pruebas pueden variar dependiendo de los síntomas. Siempre es necesario examinar una muestra de tejido al microscopio para confirmar un diagnóstico de cáncer.

Si el diagnóstico es de cáncer, el médico querrá saber el estadio (etapa o extensión) de la enfermedad. La estadificación es un intento cuidadoso de descubrir si el cáncer se ha diseminado y, si es así, a qué partes del cuerpo. La estadificación quizás requiera exámenes con anestesia (en un quirófano), radiografías y otros procedimientos de exploración con imágenes y análisis de laboratorio. Al saber cuál es el estadio de la enfermedad, el médico podrá planificar un tratamiento.

Prevención

La eliminación del consumo de tabaco (incluso para los fumadores/fumadores de larga duración) es lo más importante. Otras formas de reducir el riesgo de cáncer de cabeza y cuello son:

  • Eliminar el alcohol
  • Usar protector solar adecuado
  • Reducir el riesgo de una infección por VPH al reducir el número de parejas sexuales (el uso de condones no protege completamente contra el VPH durante las relaciones sexuales)
  • Cuidado de la higiene dental y de cualquier prótesis dental: pequeños trozos de tabaco y residuos cancerígenos de sustancias alcohólicas pueden adherirse a la prótesis, por lo que siempre es necesario retirarla por la noche y limpiarla a diario. Los pacientes con prótesis dentales deben realizarse un examen dental al menos cada 5 años para evaluar la adherencia de la prótesis a la encía.

Fuente: NIH

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba